Formas de comer

Creado El 6 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Formas de comer

Las formas de comer dependerá de varios factores: el tipo de vida que llevemos, el tiempo del que dispongamos para comer, el grado de ansiedad que tengamos en el momento que empecemos a comer y nuestros ritmos biológicos circadianos, entre otros. Siempre hay un patrón básico que debemos intentar mantener. La masticación es muy importante porque es en la boca donde comienza la digestión con la saliva. Si masticamos poco no damos tiempo a los enzimas de la saliva a actuar y el alimento pasa con un grosor mayor al estómago, lo que hará que este órgano tenga que trabajar más y podamos sentirnos molestos después. Por tanto, siempre habrá que dedicar un mínimo de tiempo a una comida. Otro factor a vigilar es nuestro nivel de ansiedad en el momento en que comencemos la comida. Todos sabemos que en un momento de ansiedad comemos de forma compulsiva casi sin masticar, “engullendo”. Esto originará una sensación posterior de malestar gástrico. Además, la ansiedad original una secreción mayor de saliva que va acompañada de muchas burbujas y al deglutirlas formarán un volumen de gas en el estómago e intestino muy molesto. Por otra parte, si después del almuerzo tenemos que seguir trabajando, a mayor copiosidad, más cantidad de endorfinas habremos generado y más volumen de sangre se derivará hacia el bazo, lo que originará que llegue menos flujo sanguíneo a nuestro cerebro; con el consiguiente sopor. Si, además, la comida tiene un alto contenido graso, el vaciado gástrico se prolongará más y tendremos una sensación de pesadez mayor durante más tiempo. En consecuencia, según nuestro tipo de vida laboral, deberemos planificar cómo distribuir la comida a lo largo del día. Otro factor que determinará la distribución de nuestra dieta será nuestro propio aparato digestivo. Hay personas que recién despertadas son incapaces de tomar ningún alimento sólido y necesitan que transcurra al menos una o dos horas para poderlo hacer. En este caso, se toma a primera hora una infusión y a ser posible un zumo o un yogur, y a media mañana se toma el equivalente a lo que habría sido un desayuno (un bocadillo, etc.). En cualquiera de los casos siempre se deberán realizar cinco comidas a lo largo del día y tener siempre en cuenta que, salvo que se haga unas tres horas antes de dormir, la cena no deberá ser con un contenido calórico muy elevado, lo que traducido a nivel práctico, supondrá tomar alimentos elaborados con poca grasa o que no tengan por sí un alto contenido...

Leer más »

La cesta de la compra

Creado El 6 marzo, 2013 | 0 Comentarios

La cesta de la compra

Saber comprar los componentes de una dieta es muy importante, la elección de los productos, las cantidades y sus posibilidades mayores o menores de conservación a tenor de la frecuencia de su consumo, forman parte de la construcción de un menú variado y atractivo. Lo primero que hay que plantearse es con qué frecuencia vamos a la compra: A diario, cada tres días, semanal, etc. Determinados alimentos se repetirán en muchas de las comidas de la semana y otros no deberemos tomarlos más que dos veces a lo largo de la semana. Algunos consejos para configurar la cesta de la compra: Verduras, hortalizas y setas deberemos comprar todas las que haya en ese momento en función de la estación del año –que nos gusten, natupescado, hortalizas, verduras, setas, ralmente. Es importante saber que ningún alimento es perfecto y que la riqueza de nutrientes que tomemos dependerá de la variedad de alimentos: a mayor variedad, más nutrientes distintos y más completa será nuestra alimentación. Dado el poco tiempo que tenemos actualmente para cocinar no hay ninguna objeción en comprar verduras congeladas, bien de manera aislada, o bien combinadas sin cocinar. Esta última opción nos ofrece una gama muy amplia de posibilidades que se combinan en los distintos centros comerciales y posibilitan el evitar el hastío de tomar siempre las mismas combinaciones. Otra forma de conservar las verduras es escaldarlas durante un minuto en agua hirviendo y, una vez enfriadas, congeladas. El pescado deberemos tomarlo tres veces a la semana y de ellas, al menos dos deberá ser pescado azul (salmón, pez espada, bonito, atún, boquerones, sardinas, caballa, palometa, salmonetes, jurel…). Si lo hemos comprado fresco y queremos congelarlo, es preferible cocinarlo primero, dado que los congeladores domésticos suelen deteriorar un poco los tejidos y a la hora de consumirlo se notará en la textura del pescado. La carne habrá que diferenciar entre rojas y blancas. Carnes rojas (vacuno, cordero) no deberán consumirse más de dos veces a la semana. Aves y cerdo no están sujetos a esa restricción. Es importante reseñar que el cerdo ibérico tiene una calidad excelente de grasa, lo que ocurre es que, al ser carne más grasa, la ración debe ser algo menor para evitar una sobrecarga calórica La fruta también habrá que adquirir dentro de la temporada la mayor variedad posible, sabiendo que hay frutas más calóricas que otras. En general, las más ácidas tienen un alto contenido en vitamina C y menor calórico: cítricos, piña, kiwi, fresas, frambuesas, frutas del bosque. Dado el poder antioxidante, estimulante del sistema inmunológico y antianémico, entre otros, de la vitamina C y, sabiendo que a una temperatura superior a 60º se destruye, comprenderemos la necesidad de consumir fruta (que no se cocina) con cada comida. Los huevos a lo largo de la semana no se deben tomar más de cuatro, esto se refiere a la yema, para las claras...

Leer más »

Combatir la obesidad sin dejar de comer

Creado El 6 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Combatir la obesidad sin dejar de comer

Una enzima del cerebro, conocida como PI3 kinasa, podría controlar la generación de calor corporal que ayuda al organismo a quemar el exceso de calorías tras comer un plato de alto valor calórico, según un estudio realizado por el Centro Médico Suroeste, de la Universidad de Texas (UT), en Estados Unidos. Según explica el Dr. Joel Elmquist, profesor de Medicina Interna, Psiquiatría y Farmacología de la Universidad de Texas, un aumento del gasto de energía, denominada respuesta termogénica, permite quemar calorías incluso sin hacer ejercicio, por lo que entender cómo se regula este proceso puede ayudar a combatir la obesidad. Una mejor comprensión de este proceso cerebral podría llevar a encontrar nuevas vías para activar o aumentar la respuesta termogénica, y podríamos conseguir un método para combatir la obesidad no restringiendo la ingesta de alimentos o aumentando la actividad física, sino generando un mayor gasto de...

Leer más »

Tomar frutas rojas reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón

Creado El 1 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Tomar frutas rojas reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón

Según una investigación realizada con 93.600 mujeres publicada en la revista “Circulation”, comer tres o más raciones de arándanos y fresas a la semana reduce hasta en un tercio el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Entre dos personas que lleven una vida igual de saludable, aquella que añada frutos rojos en su dieta correrá un riesgo de infarto un 32% menor que aquella que no los tome. Los autores (de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Estados Unidos) atribuyen el efecto protector de los frutos rojos a su elevado contenido en antocianinas. Estudios anteriores habían demostrado que estas moléculas ayudan a proteger el endotelio (la pared interior de las arterias, donde se originan los infartos) y a controlar la tensión arterial. En USA el consumo mayor es de arándanos y fresas, pero las cerezas, moras, frambuesas, grosellas, uvas negras e incluso las naranjas y berenjenas también contienen...

Leer más »