Cualquier actividad física es mejor que el sedentarismo total

Creado El 23 Febrero, 2017 | 0 Comentarios

Cualquier actividad física es mejor que el sedentarismo total

Que una dieta saludable tiene que ir acompañada por una rutina de actividad física ya lo sabíamos. Pero, ¿cuánto ejercicio es el mínimo que deberíamos realizar para que nuestra salud mejore? Según un estudio, tampoco hace falta dedicar horas y horas al deporte para que nuestro cuerpo empiece a notar sus efectos: 150 minutos a la semana (la mayoría de días de la semana) si hablamos de intensidad moderada o 75 minutos si es ejercicio vigoroso (tres días por semana) son más que suficientes. Lo hemos descubierto gracias a un informe que ha publicado JAMA Internal Medicine y que trabaja con los datos de más de 63.000 hombres y mujeres mayores de 40 años. Todos ellos se clasificaron en cuatro grupos en función de cuánta actividad física moderada o vigorosa hacían: los que no realizaban ningún tipo de ejercicio, los que cumplían con los 150 ó 75 minutos durante, al menos, tres días por semana, los que cumplían ese tiempo de ejercicio pero lo comprimían en una o dos sesiones semanales y los que, si bien hacían algo de deporte, no llegaban al mínimo de las directrices. El resultado lo dejó claro: todos los grupos que realizaban algún tipo de actividad física, comparados con el que no realizaba ningún tipo de ejercicio, veían cómo se reducía sustancialmente la mortalidad cardiovascular: hasta un 40%. También se reduce la mortalidad por todas las causas hasta un 35% en los grupos que realizaban algún tipo de actividad física frente al sedentario. Otro estudio, realizado en Reino Unido y publicado en el British Journal of Sports Medicine demostró que una amplia gama de actividades deportivas y de ocio estaba asociada con una reducción importante de la mortalidad cardiovascular y por todas las causas. Más información: La actividad física, aunque sea ligera, también reduce el riesgo de muerte en mujeres A más actividad física menos riesgo de cáncer El sedentarismo acelera el envejecimiento...

Leer más »

La dieta mediterránea reduce el riesgo de TDAH

Creado El 21 Febrero, 2017 | 0 Comentarios

La dieta mediterránea reduce el riesgo de TDAH

De las innumerables ventajas de la dieta mediterránea no nos cansaremos de hablar, y la comunidad científica no para de darnos motivos para ello. Ahora un estudio conjunto realizado por la Universitat de Barcelona y el Hospital Sant Joan de Déu ha encontrado una posible relación entre los patrones de alimentación de la dieta mediterránea y un menor diagnóstico del TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad). Este trabajo, que se ha publicado en la revista Pediatrics, “no establece una relación causa-efecto entre patrones alimentarios y TDAH, pero puede contribuir a concretar unas estrategias dietéticas específicas que mejoren la calidad de vida tanto de los afectados como de sus familias”. Además, se trata del primer estudio que se centra en relacionar la dieta mediterránea y el TDAH en niños y adolescentes. El TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes en la primera infancia y adolescencia, y de hecho este cuadro de origen neurobiológico afecta a casi el 3,4% de los niños y adolescentes de todo el mundo. En total, se ha trabajado con una muestra total de 120 niños y adolescentes, la mitad con TDAH y el resto un grupo de control. La investigación sugiere que algunos hábitos alimentarios inadecuados pueden tener un papel en el desarrollo de este trastorno, aunque también se incide en que hay que hacer nuevas investigaciones para establecer esta relación de causalidad. Es más, los investigadores aclaran que no se sabe si el hecho de tener este trastorno les lleva a comer un exceso de grasas y azúcares para equilibrar la impulsividad o la angustia emocional, o si es al revés, y la alimentación inadecuada provoca este trastorno. Lo que sí está claro es que la alimentación influye y se convierte en un “círculo vicioso”: los niños con TDAH se alimentan incorrectamente por su impulsividad y, de esa manera, no se nutren correctamente, lo que provoca que se empeoren los...

Leer más »

El pan muy tostado y las patatas muy fritas pueden producir cáncer

Creado El 16 Febrero, 2017 | 0 Comentarios

El pan muy tostado y las patatas muy fritas pueden producir cáncer

El punto de cocinado de ciertos alimentos puede ser perjudicial para la salud. La OMS nos advirtió hace un tiempo del peligro de consumir bebidas muy calientes. Ahora, la Agencia de Estándares Alimentarios británica (FSA, por sus siglas en inglés), alerta también del peligro de consumir pan muy tostado o patatas muy fritas puesto que aparece acrilamida, elemento que puede provocar cáncer. “La acrilamida es un producto químico natural que se forma cuando se calientan ciertos alimentos, como los alimentos con almidón”, señala Guy Poppy, asesor científico de la FSA. “Cuando se cocina por encima de los 120 grados se forma de manera natural acrilamida”. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando el pan está muy tostado, las patatas muy fritas… También insiste en ello la directora de evaluación de riesgos de la Food Standards Agency: “Los niveles de acrilamida que están presentes en nuestra dieta son más altos de con los que estaríamos cómodos. Preferimos que sean más bajos, y por eso la FSA está animando a la industria a tratar de reducir los niveles de acrilamida en alimentos procesados. También queremos sensibilizar a los consumidores sobre las cosas que podrían hacer para ayudar a reducir su exposición a la acrilamida en los alimentos”. Recomendaciones para alejarse de la acrilamida ¿Qué puede hacer quien cocina en casa para reducir la acrilamida en sus alimentos, y reducir así el riesgo de cáncer? Apuntar a un color amarillo más que marrón cuando estamos friendo, horneando, tostando o asando alimentos almidonados (pan muy tostado, hortalizas de raíz o patatas muy fritas) Seguir las instrucciones de cocinado al freír o calentar en el horno productos alimenticios envasados, para evitar una excesiva cocción. Las patatas crudas mantenerlas fuera de la nevera. Si se refrigeran aumentan los niveles generales de acrilamida. Más información: Diez minutos de ejercicio intenso diario reducen el riesgo de cáncer Las bebidas muy calientes, causa de cáncer de esófago según la OMS Las personas vegetarianas, más susceptibles de padecer enfermedades del corazón y cáncer de colon...

Leer más »

El regaliz, perjudicial para el feto durante el embarazo

Creado El 13 Febrero, 2017 | 0 Comentarios

El regaliz, perjudicial para el feto durante el embarazo

Durante el embarazo, poner la atención sobre la alimentación es fundamental para evitar daños tanto a la madre como al bebé. El último alimento que se ha sabido que puede producir perjuicio al crecimiento del feto es el regaliz: un grupo de científicos de la Helsingin Yliopisto, en Finlandia, ha observado que consumir cantidades elevadas de regaliz durante la gestación puede ser dañino para el desarrollo cerebral del feto y, además, traducirse en más riesgo de problemas cognitivos y de conducta en la niñez, según se ha publicado en American Journal of Epidemiology. Este estudio se realizó sobre los datos de un total de 378 chicos de unos 13 años cuyas madres habían comido glicirrizina, el edulcorante natural del regaliz, durante el embarazo, partiendo desde “poco o nada” (249 miligramos o menos) hasta “grandes cantidades” (500 miligramos o más, que equivalen a 250 gramos de regaliz). La conclusión, observando estos datos, es que aquellos cuyas madres habían consumido más regaliz realizaban peor que sus pares determinadas pruebas de deterioro cognitivo, y existían diferencias de hasta 7 puntos de coeficiente intelectual. No es lo único: los chicos de este grupo también obtuvieron peores resultados en tareas para medir la capacidad de la memoria, y contaban con más riesgo de desarrollar trastornos de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), y de que la pubertad se adelantase en el caso de las chicas. De hecho, el regaliz hace ya un tiempo que está asociado a una presión arterial alta y a embarazos más cortos. En otros experimentos realizados con animales se ha observado que la glicirrizina intensifica los efectos de la hormona del estrés cortisol, mediante la inhibición de la enzima que la inactiva. Más información: El consumo de lácteos durante el embarazo se asocia a un menor riesgo de tener un bebé de bajo peso Cuando la madre del bebé hace ejercicio moderado durante el embarazo, el cerebro del bebé se desarrolla más rápidamente El consumo moderado de cafeína en embarazadas no hace daño al...

Leer más »

La importancia de comer a la hora correcta y con la frecuencia adecuada

Creado El 9 Febrero, 2017 | 0 Comentarios

La importancia de comer a la hora correcta y con la frecuencia adecuada

Siempre destacamos lo importante que es comer sano, llevar unos hábitos saludables e incluir en nuestra rutina diaria algo de ejercicio físico. Un estudio de la Universidad de Columbia ahora destaca que no solo es importante qué comemos, sino que también lo es que comamos a la hora correcta. Esta investigación se basa en varias evidencias científicas referentes a cómo influye el comer a una hora correcta y la frecuencia de las comidas sobre los factores para sufrir un infarto de miocardio o un ictus. “El momento de las comidas puede afectar a la salud dado que impacta sobre el reloj interno del organismo. En estudios con modelos experimentales se ha visto que cuando un animal recibe el alimento cuando se encuentra en una fase inactiva, por ejemplo cuando está durmiendo, su reloj interno se restablece de una manera que puede alterar el metabolismo de los nutrientes, conllevando así una mayor ganancia de peso y el desarrollo de resistencia a la insulina e inflamación. Sin embargo, se requieren más estudios antes de que este efecto pueda ser aceptado como un hecho en los humanos”, señala en Circulation Marie-Pierre St-Onge, directora del estudio. Por ejemplo: saltarse el desayuno está relacionado con un aumento de los factores de riesgo de desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Aquellos que desayunan a diario tienen menos posibilidades de sufrir hipercolesterolemia e hipertensión arterial. Sin embargo, aquellos que no comen la primera comida del día tienen más posibilidad de padecer obesidad o diabetes. Eso no es todo. Comer a la hora correcta y hacerlo con la frecuencia adecuada también pone en riesgo nuestra salud, y está asociado a mayor riesgo de patología cardiovascular, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, hipoglucemia o resistencia a la insulina. St-Onge lanza este consejo: “Recomendamos comer con conciencia, planificando qué comer y cuándo hacerlo para evitar comer de una forma ‘emocional’. Mucha gente encuentra que sus emociones pueden desdencadenar episodios de ingesta cuando no tienen hambre, lo que por lo general conlleva un consumo excesivo de calorías procedentes de alimentos con muy bajo valor nutricional”. La investigadora concluye con que “todas las actividades tienen su lugar en cualquier agenda apretada. También el comer de forma saludable y la práctica de ejercicio. Estas actividades deben ser planificadas con antelación y deben contar con un tiempo suficiente para su...

Leer más »