El sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedad coronaria

Creado El 31 agosto, 2017 | 0 Comentarios

El sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedad coronaria

Un exceso de peso aumenta el riesgo de ataque al corazón en personas sanas. Con grasa pero en forma no es más que un mito que se ha fabricado en base a ciertos estudios anteriores que afirmaban que se puede tener sobrepeso y carecer de los riesgos para la salud de tener un exceso de grasa. Se les ha llamado “obesos metabólicamente sanos” pero un estudio publicado en el European Heart Journal acaba con esta creencia: el sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de enfermedad coronaria de una persona hasta en un 28%, aunque sean metabólicamente sanos. La investigación, llevada a cabo por científicos del Imperial College London y la Universidad de Cambridge apuntan a que las personas que no están en un peso saludable, aunque estén sanas, tienen mayor riesgo de sufrir una enfermedad coronaria si las comparamos con las personas en su peso saludable. Para llegar a esta conclusión, trabajaron con los datos de la Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición, lo que incluía a más de 500.000 personas de 10 países europeos. Encontraron que aquellas personas que estaban consideradas como no sanas (alta presión sanguínea, niveles altos de glucosa en sangre, triglicéridos o colesterol, tamaño de cintura elevado…) tenían más del doble de riesgo de sufrir una enfermedad coronaria. Además, las personas que estaban clasificadas como sanas pero con sobrepeso contaban con un riesgo mayor de sufrir enfermedad coronaria del 26% y las sanas pero obesas un riesgo aumentado del 28%. El Doctor Amitava Banerjee, consultor honorario cardiólogo de la UCL, asegura que “el riesgo de enfermedad cardiaca aumenta con el aumento de peso, pero también aumenta a medida que aumentan los factores de riesgo de la enfermedad cardíaca (por ejemplo, la presión arterial), Incluso en individuos de peso normal. Los hallazgos muestran que necesitamos ver la salud en conjunto, incluyendo el intentar mantener un peso saludable como uno de los factores de riesgo para la enfermedad...

Leer más »

Algunos conservantes de los alimentos pueden favorecer la obesidad

Creado El 28 agosto, 2017 | 0 Comentarios

Algunos conservantes de los alimentos pueden favorecer la obesidad

  Un equipo de investigadores del Centro Médico Cedars-Sinai (EEUU) ha descubierto que puede existir una relación entre algunos conservantes de alimentos y la alteración de hormonas, lo que incidiría sobre la aparición de obesidad. Este grupo de trabajo ha trabajado sobre varios conservantes: el butilhidroxitolueno (BHT), que se trata de un antioxidante presente en los cereales y cuya función es evitar que se pongan rancios, el ácido perfluorooctanoico (PFOA), un polímero que puede encontrarse en utensilios de cocina, alfombras y productos similares y el tributilestaño (TBT), un componente de la pintura que puede penetrar en el agua y acumularse en el marisco. Para llegar a esta conclusión, usaron tejidos productores de hormonas. El objetivo era demostrar que la exposición crónica a estos productos químicos puede interferir en las señales que informan a las personas de cuándo están “llenas” y que envían sus sistemas digestivos al cerebro. Encontraron que los productos químicos interrumpieron las redes cuya función es que las hormonas de señalización mantengan la estructura, de forma que se convierten en ineficaces. Estos conservantes, además, también provocaron daños sobre las estructuras celulares que convierten el alimento y el oxígeno en energía. “Cada uno de estos productos químicos daña las hormonas que se comunican entre el intestino y el cerebro. Además, cuando probamos los tres juntos, el estrés combinado fue mucho más robusto”, apunta uno de los investigadores Dhruv...

Leer más »

Descubierto el mecanismo que coordina la alimentación con la energía

Creado El 18 agosto, 2017 | 0 Comentarios

Descubierto el mecanismo que coordina la alimentación con la energía

Poco se sabía hasta ahora de cómo el cuerpo se programa para quemar la grasa después de comer. Hasta ahora. Un grupo de investigadores del Biomedicine Discovery Institute de la Monash University (Australia) ha localizado el mecanismo que se encarga de coordinar la alimentación con el gasto de energía. Este grupo de científicos ha descubierto que la alimentación es la encargada de controlar la conversión de grasa blanca (la que almacena la energía) en grasa marrón (que es la que gasta la energía). Esta grasa se almacena en unas células específicas llamadas adipocitos, y éstas pueden cambiar de estado marrón a blanco, y viceversa. Según este trabajo, después de comer, el cerebro responde a la insulina circulante, que crece tras el aumento de la glucosa en sangre. En ese momento, el cerebro envía señales para que la grasa se convierta y así se gaste energía. Por el contrario, tras un ayuno, el cerebro ordena a estos adipocitos marrones que se conviertan en blancos, y así se almacene energía. Así lo explica el investigador principal Tony Tiganis: “Lo que ocurre en el contexto de la obesidad es que el interruptor permanece encendido todo el tiempo – no se apaga durante la alimentación-. Como consecuencia, el gasto de energía disminuye todo el tiempo, por lo que cuando come, no ve un aumento proporcional en el gasto de energía, lo que promueve el aumento de peso”. Esta investigación demuestra la capacidad del cerebro para detectar la insulina y coordinar la alimentación con el gasto energético, de la misma forma que tras el ayuno se inhibe la respuesta a la insulina, se reprime la grasa marrón y se conserva la energía. “Lo que nuestros estudios han demostrado es que hay un mecanismo fundamental en juego que normalmente garantiza que el gasto de energía se corresponde con la ingesta de energía. Cuando esto es defectuoso es cuando se engorda. Potencialmente podemos ser capaces de volver a conectar este mecanismo para promover la energía, el gasto y la pérdida de peso en los individuos obesos. Pero cualquier terapia potencial está muy lejos“, continúa y concluye...

Leer más »

Una dieta alta en grasas reduce la acción de los polifenoles

Creado El 11 agosto, 2017 | 0 Comentarios

Una dieta alta en grasas reduce la acción de los polifenoles

Un grupo compuesto por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, del Instituto de Química Avanzada de Cataluña, el Instituto de Investigaciones Marinas y la Universidad Rovira i Virgili ha descubierto la relación que existe entre una dieta alta en grasas saturadas y sacarosa y la acción de los polifenoles: este tipo de dieta reduce los niveles de metabolitos de polifenoles circulantes. Jara Pérez Jiménez, investigadora del CSIC así lo explica: “El seguimiento de una dieta de este tipo impide que se formen esos compuestos beneficiosos y que circulen por nuestro organismo, un efecto adverso de este tipo de dietas que no había sido descrito previamente”. Trabajaron con cuatro grupos de ratas sanas para llegar a esta conclusión. El primero, alimentado con una dieta estándar; el segundo con una ideta rica en grasa y azúcar; el tercero, con una dieta normal pero enriquecida en polifenoles de uva, y un último grupo con una dieta alta en grasa y azúcar y, además, enriquecida con polifenoles de uva. Los científicos observaron que “cuando la dieta estándar se enriquecía en polifenoles de uva, aumentaban, como era esperable, los metabolitos derivados de la acción de la microbiota. No obstante, este aumento no ocurría cuando la dieta alta en grasa y azúcar se enriquecía con los mismos compuestos“. Es posible que, según los datos que se obtienen de este estudio, los cambios generados por una dieta desequilibrada reduzcan el número de microorganismos capaces de transformar los polifenoles en sus metabolitos activos. Estos compuestos tienen distintos beneficios en la prevención de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2 gracias a las propiedades antioxidantes que tienen. Más información Una dieta rica en polifenoles retrasa el deterioro cognitivo Los polifenoles del melocotón y las ciruelas son activos contra el...

Leer más »

Las grasas saturadas incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón

Creado El 9 agosto, 2017 | 0 Comentarios

Las grasas saturadas incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón

Seguir una dieta baja en grasas es garantía de buena salud. Según un estudio realizado por la University Medical Center en Nashville (EEUU), las personas que ingieren muchas grasas saturadas tienen más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que las que siguen una dieta baja en grasas. El equipo de trabajo tomó los datos de varios estudios ya publicados que analizaban la relación entre la ingesta de grasas en la dieta y el riesgo de aparición de neoplasias malignas en los pulmones. Contaron con datos de más de 1,4 millones de participantes, entre los cuales hubo 18.822 casos de cáncer de pulmón y a los que se hizo un seguimiento de nueve años. Los investigadores identificaron la ingesta de grasas totales y saturadas así como insaturadas dietéticas y clasificaron a los participantes en cinco categorías, en función de su consumo. Aquellos que comieron una mayor cantidad de grasas no saturadas contaron con un 8% menos de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Es más, si estas grasas se sustituían en un 5% por las insaturadas, el riesgo de padecer cáncer de pulmón disminuía un 16%. Así lo determina este grupo de científicos: “Mientras que la mejor manera de reducir el riesgo de cáncer de pulmón es no fumar, una dieta saludable también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de pulmón. Específicamente, nuestros hallazgos sugieren que la reducción de la ingesta de grasas saturadas, especialmente entre los fumadores y fumadores recientes, puede ayudar a prevenir no sólo las enfermedades cardiovasculares, sino también el cáncer de...

Leer más »