Confirman la relación inversa entre el consumo de fibra dietética y varias enfermedades

Creado El 18 enero, 2019 | 0 Comentarios

Confirman la relación inversa entre el consumo de fibra dietética y varias enfermedades

Un estudio publicado en línea el 10 de enero en la revista The Lancet en el que se han revisado y analizado 40 años de estudios, incluidos 185 estudios observacionales con datos que abarcan 135 millones de personas por año y 58 ensayos clínicos, con 4635 participantes, concluye que comer al menos 25 a 29 g de fibra dietética al día proporciona beneficios significativos para la salud, disminuyendo tanto el total de muertes como la incidencia de cardiopatía coronaria, diabetes tipo 2 y cáncer colorrectal. Es importante resaltar que estos estudios se han realizado con personas que consumen alimentos vegetales con su correspondiente contenido en fibra; pero no es el único elemento responsable del beneficio, sino todos los otros nutrientes que contienen: vitaminas, minerales, oligoelementos… Que nadie piense que estos mismos resultados se obtendrían tomando un suplemento diario de fibra si los alimentos de origen vegetal están excluidos de su dieta. Por cada 8 g de aumento en la fibra dietética que se consume diariamente, el total de muertes e incidentes de cardiopatía coronaria, diabetes tipo 2 y cáncer colorrectal disminuyó entre un 5% y un 17%. También hubo una mayor protección contra el accidente cerebrovascular y el cáncer de mama Los mayores beneficios en el consumo de fibra se observaron en individuos que consumían de 25 a 29 g por día. A continuación, se muestra una relación de alimentos según su contenido en fibra vegetal (extraído del libro “Método Luzón, La Dieta Gourmet”) CONTENIDO EN FIBRA DE LOS ALIMENTOS Verduras y hortalizas en orden decreciente según contenido en fibra: Perejil, espinacas, guisantes, grelos, coles de Bruselas, brécol, repollo, lombarda, berros, brotes de soja, endibia, berenjena, judías verdes, coliflor, apio, espárragos, lechuga, tomate, pimiento rojo, escarola, calabacín, acelga, cardo, pimiento verde, alcachofa y pepino. Frutas en orden decreciente según su contenido en fibra: Nísperos, grosellas, frambuesas, moras, membrillo, dátil, arándanos, aceitunas, fresas, higos, nectarinas, peras, naranja, aguacate, mandarina, chirimoya, cerezas, mango, caqui y piña. Los frutos secos también tienen un elevado contenido en fibra. Las legumbres secas asimismo tienen alto contenido en fibra, en orden decreciente: Alubias, garbanzos y lentejas. Los cereales integrales también son otra fuente de...

Leer más »

Cinco consejos para llevar una vida saludable en 2019

Creado El 15 enero, 2019 | 0 Comentarios

Cinco consejos para llevar una vida saludable en 2019

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha querido colaborar en los propósitos de Año Nuevo de tantas y tantas personas y ha lanzado una serie de recomendaciones para ayudarnos a llevar una vida saludable más larga. Comer variado No existe alimento que contenga todos los nutrientes que el cuerpo humano necesita, por lo que una dieta perfecta es aquella que contiene gran variedad de alimentos frescos y nutritivos. La OMS recomienda incluir en la dieta diaria alimentos como el trigo, el maíz, el arroz y las patatas, así como legumbres y mucha fruta fresca y verduras y alimentos de origen animal (carne, pescado, huevo, leche). Además, elegir alimentos integrales sin procesar puede ayudarnos a sentirnos mejor ya que son ricos en fibra, lo que consigue que nos sintamos satisfechos durante más tiempo. Escoger carnes magras o recortar la grasa. Cocinar al vapor o hervir en lugar de freír. Elegir verduras crudas, frutos secos sin sal o frutas frescas para los tentempiés en sustitución de alimentos con alto contenido de azúcares y sal. Reducir la sal Consumir altas cantidades de sal puede aumentar la tensión arterial, lo que supone un factor de riesgo importante para las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. La recomendación dentro de una vida saludable es ingerir 5 gramos de sal al día, pero el promedio de consumo es del doble o más. Por ello, la OMS ofrece los siguientes consejos: Utilizar la sal con moderación y reducir las salsas y condimentos salados. Elegir verduras, frutos secos o frutas enlatados o secos sin sal ni azúcares agregados. Leer las etiquetas de los alimentos para seleccionar productos con menos contenido de sodio. Limitar el consumo de ciertas grasas y aceites Nuestro organismo necesita la grasa en nuestra dieta, pero hay que saber seleccionar qué tipo de grasa y en qué cantidad la ingerimos. Aquellas que son producidas industrialmente (llamadas grasas trans) son las más peligrosas para la salud, y su consumo aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en un 30%. Estos son los consejos de la OMS para reducir la grasa menos saludable de nuestra dieta: Reemplazar la mantequilla o la manteca por otros aceites más saludables. Consumir carnes blancas como la de pollo o pescado, que son más bajas en grasa. Leer etiquetas para evitar aquellos alimentos que contienen grasas trans. Disminuir el consumo de azúcar El consumo habitual de azúcar supera, y en mucho, lo recomendado por instituciones como la Organización Mundial de la Salud, y esto aumenta el riesgo de problemas de salud crónicos y graves. Se trata de uno de los ingredientes más ocultos en los alimentos procesados, por lo que limitar el consumo de dulces y bebidas azucaradas y procesadas ayuda a reducir notablemente la ingesta de azúcar. No dar alimentos azucarados a los niños menores de dos años y limitarlos en los más mayores. Reducir el alcohol En cuanto al...

Leer más »

La inocuidad alimentaria, entre los objetivos de la FAO para 2019

Creado El 11 enero, 2019 | 0 Comentarios

La inocuidad alimentaria, entre los objetivos de la FAO para 2019

Una dieta saludable y nutritiva tiene que estar sustentada en alimentos seguros y de alta calidad. Por eso, la inocuidad alimentaria se ha convertido en uno de los objetivos de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. La FAO define la inocuidad de los alimentos como la “ausencia, o niveles seguros y aceptables, de peligro en los alimentos que pueden dañar la salud”. Según datos de este organismo, más de 600 millones de personas enferman y 420.000 mueren de manera anual debido a haber consumido alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas o sustancias químicas. Además, cada año se genera un gasto por un valor que ronda los 95.000 millones de dólares debido a los alimentos insalubles. Se trata de un problema que afecta a toda la población, aunque los niños menores de 5 años y las personas que viven en subregiones de bajos ingresos son los grupos más vulnerables. Para lograr alcanzar la inocuidad alimentaria, la FAO aconseja mejorar las prácticas de higiene en los sectores alimentario y agrícola para, así, ayudar a reducir la aparición y la resistencia a los agentes microbianos en toda la cadena alimentaria e incluso en el medio ambiente. Además, la educación también tiene un papel importante, ya que, según afirman, “tiene el potencial de reducir las enfermedades transmitidas por los alimentos. Por cada dólar invertido, el ahorro es hasta diez veces...

Leer más »