Los emulsionantes, aditivo común en los alimentos, pueden afectar a la microbiota intestinal y aumentar la ansiedad

Creado El 8 febrero, 2019 | 0 Comentarios

Los emulsionantes, aditivo común en los alimentos, pueden afectar a la microbiota intestinal y aumentar la ansiedad

Según un estudio, los emulsionantes que se introducen como aditivos comunes en los alimentos producen cambios fisiológicos y de comportamiento. Se trata de un tipo de ingredientes que está presente en una amplia gama de alimentos, como algunos tipos de pan, chocolate, margarina, carnes procesadas y otros, y cuya función es modificar la textura de los alimentos y aumentar la vida útil de los mismos. En investigaciones anteriores se había observado que estos emulsionantes alteran el microbioma de los ratones, causando inflamación de bajo grado, lo cual aumenta el riesgo de obesidad y de otros trastornos metabólicos. Otro trabajo, esta vez en seres humanos, concluía que el consumo de este tipo de aditivos puede afectar a las bacterias intestinales, que “pueden verse directamente afectadas”. El último estudio relacionado lo realizó un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Georgia (Atlanta, EEUU), que enfocó su trabajo hacia dos emulsionantes comunes: la carboximetilcelulosa (CMC) y el polisorbato-80 (P80) y su efecto en la salud mental. Los científicos añadieron CMC y P80 al agua potable de un grupo de ratones durante 12 semanas y midieron su comportamiento, cambios en su microbioma y otros parámetros fisiológicos después de este tiempo. “Nos preguntamos si pueden los efectos de los emulsionantes sobre la inflamación sistémica hacerse extensivos al cerebro y al comportamiento, y la respuesta fue que sí”, señala uno de los autores del trabajo, el profesor Geert de Vries. Observaron, tras las doce semanas de consumo de emulsionantes en el agua, que sí se habían visto afectadas las bacterias intestinales, aunque las consecuencias fueron distintas en los machos que en hembras: en el caso de los machos aumentaba el comportamiento ansioso y en el de las hembras, disminuía la conducta social. Para los investigadores, existen diferencias entre la forma en que funcionan el sistema inmunitario masculino y el femenino, lo que podría llevar a estas diferencias entre machos y hembras. Se trata de un trabajo preliminar y estos expertos afirman que van a seguir trabajando en ello, ya que “determinar la medida en que los estudios en ratones se pueden extrapolar a los humanos es intrínsecamente difícil”. Sin embargo, consideran que se trata de una investigación necesaria dado que, en los últimos años, la ansiedad en la sociedad occidental ha aumentado, así como la enfermedad inflamatoria intestinal. La pregunta ahora es: ¿tienen los aditivos alimentarios alguna responsabilidad en ello? Los responsables de la legislación sobre seguridad alimentaria deberán hacer un seguimiento de este tipo de...

Leer más »

Los delgados sedentarios también tienen mayor riesgo cardiovascular

Creado El 1 febrero, 2019 | 0 Comentarios

Los delgados sedentarios también tienen mayor riesgo cardiovascular

Tener un peso normal no es sinónimo de tener buena salud. Un grupo de investigadores de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, ha realizado un estudio que determina que las personas delgadas, o en su peso, que son sedentarias tienen el mismo riesgo de infarto de miocardio o de ictus que las que tienen sobrepeso. El trabajo, que se ha publicado en American Journal of Cardiology, ofrece algunas conclusiones interesantes. En primer lugar, aquellas personas que tienen peso normal y, aunque pasen la mayor parte del tiempo sentados, realizan un mínimo de 150 minutos semanales de actividad moderada, tenían un riesgo un 58% menor de sufrir un ictus o un infarto que las personas con sobrepeso. No obstante, aquellos que tenían peso normal, permaneciendo la mayor parte del tiempo sentados pero hacían muy poco ejercicio, contaban con un riesgo de padecer infarto o ictus similar al de las personas con sobrepeso. El trabajo se realizó con un grupo de participantes de entre 40 y 79 años que no tenían antecedentes de enfermedad cardíaca. Dividieron a los sujetos entre distintos grupos por su IMC y asignaron a cada uno de ellos un riesgo cardiovascular por distintos factores, además del índice de masa corporal. Observaron que el 35% de los participantes tenía un alto riesgo de sufrir un evento cardiovascular y que, aproximadamente el 30% de las personas con un IMC normal, tenía alto riesgo de sufrir un infarto o unictus. Algunos factores que incrementaban el riesgo eran, por ejemplo, contar con alta cantidad de grasa en la región intestinal, o tener problemas respiratorios al realizar esfuerzos físicos. Los investigadores advierten: “tener un peso normal no es suficiente para estar sano. Un estilo de vida sedentario puede erosionar la ventaja de un peso saludable y aumentar el riesgo cardiovascular que se tiene respecto a las personas con sobrepeso”. Además, explican que “cuando las personas son sedentarias, especialmente en la mediana edad y más allá, pierden masa muscular magra y la capacidad...

Leer más »