Bajar el precio de frutas y verduras salva más vidas que las campañas en los medios

Creado El 16 marzo, 2016 | 0 Comentarios

9310065348_384c7c7ab4_o (1)

¿Qué crees que es más eficaz para que aumente el consumo de frutas y verduras y, de esa forma, disminuyan las enfermedades del corazón? Según un estudio que ha realizado la American Heart Association y que se presentó en las EPI Lifestyle Scientific Sessions 2016, es más eficaz bajar el precio de frutas y verduras que realizar una campaña en medios de comunicación.

“La mala alimentación es un gran contribuyente a la enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de muerte en Estados Unidos. Por lo tanto, los gobiernos deben implementar políticas dietéticas eficaces para hacer frente a esta carga cada vez mayor”, señala Jonathan Pearson-Stuttard, investigador principal y miembro clínico y académico en el Imperial College London, Reino Unido. “Ambas campañas, de información y reducción de los precios de las frutas y las verduras, son herramientas importantes para lograrlo”, agrega.

Si se bajasen los precios de frutas y verduras un 10% de aquí a 2030, la tasa de mortalidad por enfermedades del corazón y derrame cerebral se reduciría en un 1%, lo que equivale a que se salven entre 64.000 y 69.000 vidas en 15 años. Más aún: si los precios cayesen un 30%, la tasa de mortalidad bajaría casi un 3% lo que, en cifras, supone entre 191.000 y 205.000 vidas salvadas en 15 años.

Los resultados de las campañas en medios de comunicación no son efectivos, según esta investigación. En un año, podría reducirse la mortalidad cardiovascular en un 0,1%, es decir, entre 7.500 y 8.300 vidas. En 15 años, hablaríamos de un 0,3%, lo que supone entre 22.800 y 24.800 muertes en 15 años.

Este estudio, que se realizó en colaboración de la Friedman School of Nutrition Sciences and Policies en la Tufts University, en Estados Unidos, y la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, creó un Modelo de Política de Impacto Alimenticio en EEUU que medía la tasa de mortalidad cardiovascular hasta 2030, contando con la ingesta actual y la proyectada de frutas y verduras. Con estos datos, se hicieron los modelos para calcular cuántas vidas se salvarían poniendo en marcha tanto el modelo de reducción de precios como el de campaña en medios de comunicación.

“Las políticas a nivel de población son herramientas poderosas para reducir la enfermedad cardiovascular“, afirma Martin O’Flaherty, autor principal de la University of Liverpool. Le reitera su colega Dariush Mozaffarian, investigador principal y decano de la Escuela de Nutrición y Ciencias Políticas en la Tufts University: “Deben aprovecharse y adoptarse en Estados Unidos estrategias que aumenten la conciencia, la disponibilidad y la asequibilidad de alimentos saludables como frutas y verduras. Además, las políticas dirigidas a subvencionar las frutas y verduras podrían tener efectos sobre la salud más equitativos a través de la raza y los grupos étnicos. Y algo muy importante, esto se puede lograr rápidamente”.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *