Encuentran la relación entre el consumo de carne roja y las enfermedades cardiovasculares

Creado El 20 diciembre, 2018 | 0 Comentarios

 

Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Clínica Cleveland de EEUU, publicado en el European Heart Journal, ha puesto el foco en mostrar cómo y por qué el consumo de carne roja puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Esta investigación se ha centrado en el TMAO (N-óxido de trimetilamina), un subproducto de bacterias intestinales formado durante la digestión, y que se produce cuando éstas digieren los nutrientes (la colina, lecitina y carnitina) que abundan en alimentos como la carne roja o el hígado. Este proceso tiene relación con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

El estudio apunta que una dieta cuya principal fuente de proteínas es la carne roja aumenta el nivel de TMAO en circulación, frente a otras dietas cuyas fuentes proteicas sean a base de carne blanca u otro tipo de proteínas animales. Es más, no solo aumenta la producción de TMAO por las bacterias intestinales, sino que también reduce la eficiencia de los riñones para expulsarlo.

En distintas investigaciones, también realizadas por el mismo equipo, se ha demostrado que contener niveles de TMAO altos en sangre puede ser una herramienta para predecir posibles enfermedades cardiacas, cerebrovasculares e incluso la muerte.

Para llegar a esta conclusión, el grupo de investigadores liderado por Stanley Hazen ha trabajado con 113 participantes que tenían que ingerir ciertos planes de comida basados en proteína de carne roja, carne blanca o no cárnica. Un mes después de llevar esta dieta, se observó que habían aumentado los niveles de TMAO en sangre y orina en la mayoría de partícipes, pero este incremento era tres veces mayor en los casos en los que la alimentación se basaba en carne roja fundamentalmente.

Eso sí, se comprobó que a lo largo del mes siguiente de haber reducido el consumo de carne roja, los niveles de TMAO en sangre y orina disminuyeron.

Tal y como afirma Hazen, este estudio es el primero que muestra la relación entre la dieta, aparte de las sales y el agua, y el trabajo que hacen los riñones expulsando los diferentes compuestos. “Sabemos que los factores del estilo de vida son críticos para la salud cardiovascular, y estos hallazgos se basan en nuestra investigación anterior sobre el vínculo de TMAO con la enfermedad cardiaca. Proporcionan evidencia adicional de cómo las intervenciones dietéticas pueden ser una estrategia de tratamiento eficaz para reducir los niveles de TMAO y disminuir el riesgo subsiguiente de enfermedad cardiaca”.

En otro trabajo anterior, este mismo equipo de investigación creó un nuevo tipo de fármacos para prevenir la aparición de enfermedades cardiacas y el riesgo de coagulación basado en la interrupción del proceso mediante el que la colina se convierte en TMAO.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *