Cómo adelgazar sin pasar hambre ni renunciar a lo que nos gusta

Creado El 21 Marzo, 2015 | 1 comentario

Se puede perder peso sin tener una sensación desagradable de hambre y todas las reacciones que la acompañan. La Dieta Gourmet del Método Luzón se basa en esta premisa. Tendremos que calmar esa sensación con alimentos y no con caprichos. Es muy importante, también, respetar las cinco ingesta diarias detalladas en el Patrón diario de comida que dirige esta dieta.

A la hora de planificar una dieta es muy recomendable un listado de aversiones y preferencias de alimentos. Luego están los llamados “alimentos a negociar”, que no entusiasman pero que según y cómo estén preparados y presentados, se pueden tomar con agrado.

Dentro de los “alimentos preferentes” están los irrenunciables (como el pan, el chocolate…) y habrá que determinar la frecuencia de su ingesta. A partir de ahí, estableceremos la cantidad de modo que todos los nutrientes necesarios estén presentes sin renunciar a las preferencias.

No existen alimentos prohibidos, siempre que el paciente no tenga alguna patología. La cuestión no está en suprimirlos, sino en buscar las proporciones adecuadas.

El objetivo es eliminar la sensación de que la dieta es un sufrimiento y conocer las cantidades permisibles de los alimentos favoritos. De esta forma, al terminar el periodo de adelgazamiento, nadie se abalanzará sobre ellos de manera desbocada y será más fácil perseverar hasta el final.

Siguiendo unas pautas, en los menús de adelgazamiento de la Dieta Gourmet del Método Luzón se incluyen chocolate, vino, palomitas de maíz en el cine, etc.

    1 Comentario

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *