Los jóvenes obesos también multiplican su riesgo de sufrir cáncer prematuramente

Creado El 4 abril, 2018 | 0 Comentarios

Los jóvenes obesos también multiplican su riesgo de sufrir cáncer prematuramente

Un estudio publicado en la revista “Obesity” concluye que un índice de masa corporal de más de 30 en adultos jóvenes puede conllevar graves problemas de salud, entre ellos un aumento en el riesgo de desarrollar hasta 13 tipos de cáncer: de mama, colorrectal, riñón, endometrio, tiroides, páncreas, hígado, mieloma, gástrico, meningioma, ovario, esófago y vesícula. Los casos de cáncer en adultos jóvenes se están incrementando. Es más, según datos del estudio, casi un 10% de los tumores de mama y el 25% de los nuevos casos de cáncer de tiroides se dan en personas de 20 a 44 años. La obesidad provoca el aumento del riesgo de sufrir todos estos tipos de cáncer, ya que amplifica los mecanismos celulares que promueven su desarrollo y acelera su progresión. Los investigadores trabajaron con datos extraídos de los estudios de la Universidad Case de la Reserva Occidental de Cleveland (EEUU), analizando datos de más de 100 investigaciones con animales, ensayos clínicos y estudios epidemiológicos y comprobaron que la obesidad infantil y juvenil pueden tener un efecto duradero que termine derivando en cáncer. Uno de los autores del estudio, Nathan Berger, asegura que “si eres obeso, tienes un mayor riesgo de cáncer. Y si pierdes peso, mejora el pronóstico y puede reducirse el riesgo, pero nunca desaparece por completo. Incluso, si una vía se bloquea con éxito, el cáncer inducido por la obesidad toma otro camino”. El motivo es que la obesidad provoca cambios en el ADN que se acumulan con el tiempo y que incluyen marcadores genéticos y modificaciones epigenéticas que se mantienen hasta mucho tiempo después de perder peso. Pero además,  esta enfermedad altera el metabolismo y causa desequilibrios hormonales que pueden ayudar a las células tumorales a subsistir; altera la flora microbiana en el intestino, causando un predominio de microorganismos que favorecen el cáncer; y el reflujo gastroesofágico (tan frecuente en obesos) provoca daños que incrementan el riesgo de cáncer de esófago. Dado que los cambios pueden permanecer incluso después de haber adelgazado, es conveniente hacer saber al médico de cabecera si se ha sido obeso de pequeño o en la juventud para que lleve un seguimiento más exhaustivo. Esta es otra razón más para prevenir esta pandemia que afecta a 110 millones de niños y adolescentes en el mundo y de que se tome conciencia en todas las instancias: padres, escuelas, industrias y gobiernos de la seriedad del...

Leer más »

Otros enemigos de la dieta: Las vacaciones

Creado El 20 marzo, 2018 | 0 Comentarios

Otros enemigos de la dieta: Las vacaciones

Una vez finalizado el XIV Congreso de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), en el que se han tratado las perspectivas actuales para abordar el manejo de esta enfermedad, que afecta a 300 millones de personas en el mundo y a un billón de personas con sobrepeso, me gustaría hacer un breve resumen de lo tratado y aportar mi granito de arena en lo que al modo de rebajar esta cifra se refiere; lo que, al fin y al cabo, es lo que buscamos todos los que nos dedicamos a tratar a personas con sobrepeso u obesidad. Cada vez vamos conociendo más los múltiples elementos que condicionan el hecho de que haya un desequilibrio entre ingreso y gasto de energía: factores genéticos, metabólicos, la microbiota (composición de las bacterias intestinales), el reloj interno, el entorno y sus condicionantes, el tipo de dieta, la actividad física y otros muchos que no voy a mencionar aquí por no entrar en tecnicismos. A medida que se va avanzando en el conocimiento de todos estos determinantes, nos vamos acercando más a la posibilidad de desarrollar una dieta individualizada para cada sujeto y poder determinar su composición concreta en nutrientes. Lo que es evidente es que nuestro organismo aún está programado para sobrevivir en épocas de carestía y no de sobreabundancia de alimentos, por lo que la tendencia natural es a generar depósitos de reserva para cuando “no haya”. En la actualidad, el 60% de la población adulta en los países desarrollados tiene sobrepeso u obesidad y en los países en desarrollo ya alcanza al 30%. A la hora de intentar revertir esta situación, no todos los individuos se comportan igual: hay quien modificando sus hábitos alimenticios y aumentando su actividad física, consigue normalizar su peso y mantenerlo; pero también están los que, pese a llevar una dieta y realizar ejercicio, no consiguen el objetivo. Para este último grupo, solo quedan dos alternativas (sin prescindir de las anteriores): los fármacos, o la cirugía, o ambos. En lo que respecta a los fármacos, en la actualidad disponemos de algunos que consiguen una disminución de peso relativa y una mejora del perfil metabólico del paciente; pero aún es insuficiente. Se han expuesto en el Congreso diversas vías de investigación, aún en fase experimental, bastante prometedoras. Como quiera que, en todos los casos de sobrepeso u obesidad, es necesario un replanteamiento en el modo de comer y que éste debe de ser definitivo y no puntual para evitar volver a la situación inicial, voy a centrarme esta vez en otro Enemigo de una Dieta de Adelgazamiento: LAS VACACIONES No me refiero a periodos cortos, como puede ser un fin de semana o un “puente”, sino a descansos de dos o más semanas, como las vacaciones navideñas o estivales. Es un hecho que he ido constatando a lo largo de mi ejercicio profesional y...

Leer más »

Dieta vegetariana o dieta mediterránea: ¿Cuál es mejor para adelgazar y reducir el riesgo cardiovascular?

Creado El 2 marzo, 2018 | 0 Comentarios

Dieta vegetariana o dieta mediterránea: ¿Cuál es mejor para adelgazar y reducir el riesgo cardiovascular?

¿Qué dieta es mejor para adelgazar y para reducir el riesgo cardiovascular: la vegetariana o la mediterránea? Eso es lo que se ha preguntado un grupo de investigadores que ha llevado a cabo durante tres meses un estudio que concluye que seguir una dieta lacto-ovo-vegetariana baja en calorías o una mediterránea también baja en calorías, ambas son beneficiosas para bajar peso y reducir el riesgo cardiovascular. Para llegar a esta conclusión, el equipo del doctor Francesco Sofi, de la Universidad de Florencia, llevó a cabo un estudio con 118 participantes de edad media de 51 años, la media del peso era de 81 kg y el IMC promedio de 31. Los participantes en el estudio siguieron una dieta lacto-ovo-vegetariana o una dieta mediterránea durante tres meses. En todos los casos recibieron consejo nutricional para seguir un patrón de alimentación u otro. Además, todos comieron la misma cantidad de cereales, frutas, verduras, patatas, dulces y aceite de oliva, aunque, en el caso de la vegetariana añadieron más legumbres, frutos secos, semillas de lino, aguacate (para compensar el déficit de ácidos grasos esenciales provenientes del pescado), huevos y productos lácteos. El número de calorías era similar en ambas dietas, así como la proporción de nutrientes (50-55% de glúcidos, 25-35% de grasas y 15-20% de proteínas). Tres meses después de comenzar con esta dieta, se observó que los participantes habían perdido una media de 1,88 kilos los que seguían una dieta vegetariana y 1,77 kg  los que seguían la mediterránea. La pérdida de masa grasa fue similar en ambos casos. En cuanto al riesgo cardiovascular, el 44% del total de los participantes que llevó a cabo la dieta lacto-ovo-vegetariana mejoró su riesgo cardiovascular, bien por haber disminuido el Colesterol total, el Colesterol LDL, los Triglicéridos, o por haber reducido el IMC. De los que siguieron la dieta mediterránea, el 34% del total del grupo mejoró su riesgo cardiovascular. La dieta vegetariana, por ser baja en colesterol, grasa y ácidos grasos saturados ayuda a tener unas tasas más bajas de colesterol y la mediterránea ayuda a reducir los niveles de triglicéridos. Esta investigación demuestra que si una persona “desea seguir una dieta vegetariana puede obtener un efecto beneficioso como con la dieta mediterránea. Lo más importante es pedir asesoramiento e instrucción a un nutricionista experto para evitar posibles deficiencias, como, por ejemplo, de vitamina B12”, afirma el doctor Sofi. Lo importante no es tanto centrar el debate en si carne sí o no, sino centrarse más en el resto de los nutrientes. Una dieta saludable debe ser rica en vegetales, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos,  y baja en cereales refinados, comidas procesadas con azúcares añadidos, grasas saturadas y sodio. Debe ser sostenible y...

Leer más »

Los enemigos de la dieta de adelgazamiento: Cómo vencerlos

Creado El 13 febrero, 2018 | 0 Comentarios

Los enemigos de la dieta de adelgazamiento: Cómo vencerlos

Cuando uno se propone perder peso, hay muchos obstáculos que superar. Por todas partes oímos que es la epidemia de este siglo, que aumenta el riesgo de un número nada despreciable de cánceres, que predispone a un sinfín de patologías, por no hablar del componente estético y de la autoestima. Todas estas razones poderosas están ahí en un runrún permanente. Pero por otro lado, si fuera tan sencillo eliminar esos kilos, es evidente que no habría tantas personas con ese problema. Vamos a analizar las dificultades más habituales y cómo intentar salvarlas. 1.-En este momento no me encuentro con fuerzas Como humanos que somos, no siempre tenemos la voluntad férrea para poder mantener durante un periodo más o menos prolongado la disciplina que implica el seguir unas pautas dietéticas con rigor. Hay dos elementos que hay que valorar: El primero es que, afortunadamente, ya contamos con algunos medicamentos que pueden ayudar a bajar de peso y a comer menos; lo cual no es una herramienta baladí. Naturalmente, siempre con la indicación y supervisión de un médico, ya que cualquier fármaco tiene sus contraindicaciones e interacciones con otros medicamentos. Lo que es útil para otra persona no tiene por qué ser igual para mí. El segundo es que, por poco que sea el peso que consigamos bajar, el beneficio para nuestra salud es incuestionable. Multitud de estudios lo demuestran. Esta debe ser una razón poderosa para intentarlo, aunque no se consiga llegar a la meta ideal: es mejor bajar un poco de peso que nada. 2.-La jornada laboral En esta sociedad que nos ha tocado vivir, cada vez es más habitual disponer entre semana de poco tiempo para dedicarlo a otras cosas que no sea trabajar o descansar, lo cual supone un hándicap importante para el tema que nos ocupa. Llevar a cabo una dieta de adelgazamiento equilibrada implica tener que abastecerse de los alimentos necesarios, preparar los platos (por sencillos que éstos sean) y, si se come en un restaurante o con un catering de empresa, estar ojo avizor constantemente para saber qué platos elegir y no sucumbir a las otras ofertas, que seguramente, serán mucho más apetecibles. Para vencer esta importante dificultad, habrá que emplear todos los recursos que estén al alcance de nuestra mano: Procuraremos realizar la compra el fin de semana, de forma que tengamos los ingredientes necesarios para elaborar nuestra dieta a lo largo de la semana. Podemos recurrir, si es posible, a algún familiar o persona que nos facilite la elaboración de los platos en caso de que veamos que nos suponen mucho trabajo o que nos cuesta demasiado cocinar. Debemos intentar que el menú familiar sea único, ampliando para el resto de la familia lo que convenga. Cuando tengamos que comer en restaurante, es fundamental que no bajemos la guardia y nos ciñamos a las recomendaciones que nos hayan pautado para seguir el...

Leer más »

Si tu pareja está a dieta, tú bajarás de peso también

Creado El 12 febrero, 2018 | 0 Comentarios

Si tu pareja está a dieta, tú bajarás de peso también

Si tu pareja está a dieta, tú inevitablemente también lo estarás, al menos en parte. Es lo que demuestra un estudio realizado por el programa Weight Watchers: observaron que si uno de los miembros de la pareja se somete a un programa de pérdida de peso, la otra persona es posible que también pierda peso, por un efecto dominó. Concretamente, el tercio de los cónyuges perdieron un 3% o más de su peso inicial, siempre y cuando hayan estado dispuestos a perder peso. Esta investigación fue liderada la doctora Amy A Gorin, profesora de Ciencias Psicológicas del Instituto para la Colaboración en Salud, Intervención y Política en la Universidad de Connecticut. Ella y su equipo trabajaron con 130 parejas con sobrepeso u obesidad, en las que un cónyuge participaba en un programa de pérdida de peso y el otro solo asistía a las evaluaciones. Los participantes fueron divididos en dos grupos: 65 se sometieron al programa Weight Watchers y los otros 65 se convirtieron en el grupo de control y recibieron un folleto con información sobre alimentación saludable, ejercicio y control de peso. A los tres meses, el grupo del programa Weight Watchers había perdido significativamente más peso que los del grupo de control: un 3,6% respecto a un 2,1%. Los cónyuges también habían perdido: un 1,5% de su peso inicial. A los seis meses, el primer grupo había perdido un 4,5% de su peso y el segundo grupo un 3,2%. En este tiempo, los cónyuges que no habían sido tratados habían perdido un 2% de su peso inicial. La responsable del estudio afirma que cuando una persona cambia su comportamiento, las personas de su entorno próximo también lo hacen. Si el paciente intenta perder peso, sus nuevos comportamientos saludables pueden beneficiar a otros en sus...

Leer más »