La dieta mediterránea mejora la calidad del sueño en adultos mayores de 65 años

Creado El 25 septiembre, 2018 | 0 Comentarios

La dieta mediterránea mejora la calidad del sueño en adultos mayores de 65 años

Seguir una dieta mediterránea puede ayudar a mejorar la calidad del sueño en adultos entre los 65 y 75 años de edad, según una investigación realizada por la Universidad de Harokopio (Atenas, Grecia) llevada a cabo en más de 1600 adultos y publicado published online  el 5 de Septiembre en Geriatrics and Gerontology International La autora principal de este estudio, Mary Yannakoulia, profesora asociada de nutrición y comportamiento alimentario en el Departamento de Nutrición y Dietética de la Facultad de Ciencias de la Salud y Educación de la Universidad de Harokopio, apunta que los hallazgos del presente estudio muestran que la calidad del sueño, más que la duración del mismo, se asocia positivamente con la adherencia a la dieta mediterránea en una gran muestra de adultos de 65 años o más. Hasta ahora se ha asociado la adherencia a un patrón dietético de tipo mediterráneo con múltiples efectos beneficiosos en las personas mayores, incluyendo la prevención del deterioro cognitivo. Este trabajo apunta a que también sería bueno para los hábitos de sueño de los adultos mayores. Esta investigación se ha hecho con un enfoque tanto de la dieta en su conjunto como del estado cognitivo de los participantes, Para ello, contaron con participantes del estudio longitudinal helénico de investigación del envejecimiento y la dieta, diseñado para estimar la incidencia del deterioro cognitivo, el Alzheimer y otros tipos de demencia en la población griega. En total, contaron con 1639 participantes que proporcionaron información sobre su dieta del mes anterior y patrones de sueño. Se dividió a los participantes en tres grupos en función de la adherencia a la dieta mediterránea. Se observó que aquellos con menor seguimiento de la dieta mediterránea tenían una peor calidad del sueño respecto a aquellas personas con una adherencia media y alta a este tipo de dieta. Además, se observó que no había diferencias entre hombres y mujeres pero sí con la edad. En participantes mayores de 75 años, la adherencia a la dieta mediterránea no tenía ningún efecto sobre la calidad del sueño. Aunque este estudio no puede establecer las relaciones causales, sí que sirve para “establecer hipótesis para futuras investigaciones”. Una de las posibilidades sería que la mala calidad del sueño está relacionada con niveles altos de inflamación y oxidación y este tipo de dieta tiene un alto contenido en sustancias antiinflamatorias y antioxidantes. Por otra parte, hay alimentos en el patrón dietético mediterráneo, como las aceitunas, algunos pescados o frutas de temporada, que son una buena fuente de melatonina, una neurohormona que modula los ritmos circadianos, lo que contribuye a mejorar la calidad del...

Leer más »

La alimentación saludable y el ejercicio regular disminuyen la necesidad de medicación en hipertensos 

Creado El 19 septiembre, 2018 | 0 Comentarios

La alimentación saludable y el ejercicio regular disminuyen la necesidad de medicación en hipertensos 

Un estudio llevado a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, liderado por Alan Hinderliter, y presentado en la “Joint Hypertension 2018 Scientific Sessions” de la Asociación Americana del Corazón, celebrada en Chicago, muestra que, tras 16 semanas de modificaciones en el estilo de vida de hombres y mujeres hipertensos, disminuía notablemente la necesidad de medicación para el control de la hipertensión. Estas modificaciones consisten en llevar a cabo una dieta tipo DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), basada en el consumo de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa y en moderar el consumo de carnes rojas, sal y dulces y en la práctica de ejercicio de forma regular. El estudio se llevó a cabo con 129 hombres y mujeres de entre 40 y 80 años con sobrepeso u obesidad y presión arterial alta (entre 130-160 de sistólica/80-99 mmHg de diastólica). Ninguno de ellos tomaba ningún tipo de medicación para disminuir la presión sanguínea cuando comenzaron en la investigación, aunque la mitad de ellos era candidatos para comenzarla. Cada uno de los participantes fue asignado de manera aleatoria con un tipo de intervención con una duración de 16 semanas. A uno de los grupos se les sometió a un cambio en el contenido de la dieta, un programa de control de peso y ejercicio supervisado tres días a la semana. A otro grupo se les cambió únicamente la dieta. El último grupo no realizó ningún cambio en su estilo de vida. Al terminar la investigación, pasadas 16 semanas, se comprobó que los participantes del primer grupo habían perdido más de 8 kilos y reducido la presión arterial en 16mmHg sistólica y 10 mmHg diastólica. La presión arterial de aquellos que solo cambiaron el plan de alimentación, disminuyó, pero menos: 11 mmHg sistólica/8 mmHg diastólica. Sin embargo, en el grupo que no cambió sus hábitos de alimentación apenas disminuyó su presión arterial. En cuanto a la medicación, únicamente el 15% de los pacientes que habían cambiado su dieta y su actividad física necesitaba medicamentos antihipertensivos después de 16 semanas. En el segundo grupo, el 23% siguió necesitando medicación. En el último grupo, el que no realizó ningún cambio en sus hábitos, no se apreció ningún cambio favorable en cuanto a la posibilidad de restringir la medicación. Para el investigador, estos resultados apuntan a que los cambios en el estilo de vida también favorecerían a personas con riesgo de enfermedades cardiovasculares y a aquellos que ya toman medicamentos antihipertensivos, aunque será necesario llevar a cabo más estudios para...

Leer más »

La fibra alimenticia mejora la respuesta al estrés

Creado El 11 septiembre, 2018 | 0 Comentarios

La fibra alimenticia mejora la respuesta al estrés

Un estudio dirigido por John F. Cryan en la University College Cork, Irlanda, demuestra que, al añadir ácidos grasos de cadena corta (SCFAs) a la dieta de ratones, se contrarrestan los efectos del estrés psicosocial crónico. Los animales recibieron durante una semana una mezcla de los principales SCFAs; acetato, propionato y butirato y a continuación fueron expuestos a estrés psicosocial durante un periodo de 3 semanas. El tratamiento obtuvo una reducción de las alteraciones del comportamiento encaminado a la búsqueda de recompensa, un aumento de la respuesta frente a un estímulo estresante agudo, y un incremento de la permeabilidad intestinal, sin modificar de manera significativa la composición de la microbiota.  John Cryan afirma que los SCFAs, producidos principalmente a través de la fermentación de la fibra dietética, constituyen el grupo de metabolitos mejor estudiado en el ámbito de la comunicación entre los microbios y sus huéspedes.El investigador opina que estos resultados ofrecen una nueva perspectiva acerca de los mecanismos mediante los cuales la microbiota intestinal afecta al comportamiento. En consecuencia, el desarrollo de terapias basadas en la dieta y dirigidas a preservar un equilibrio en las bacterias intestinales (microbiota) pueden ser útiles en el tratamiento de los desórdenes asociados con el...

Leer más »

Una dieta saludable reduce el riesgo de mortalidad y enfermedad cardiovascular

Creado El 4 septiembre, 2018 | 0 Comentarios

Una dieta saludable reduce el riesgo de mortalidad y enfermedad cardiovascular

Un estudio realizado de la Universidad de Hamilton, en Canadá, realizado con más de 218.000 personas y presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología que se celebró en Munich, confirma que una dieta saludable reduce el riesgo de mortalidad y de sufrir una enfermedad cardiovascular. “Hemos demostrado que una dieta saludable reduce el riesgo de mortalidad, de enfermedad cardiovascular grave, de infarto de miocardio y de ictus, tanto en aquellas personas con y sin enfermedad cardiovascular previa, señala Andrew Mente, director del estudio. Para llegar a esta conclusión, un grupo de investigadores de la Universidad de Hamilton (Canadá) analizó cuatro grandes estudios con datos de 218.005 personas de 52 países distintos: las cohortes prospectivas Pure y Ontarget y los estudios de casos-control Interheart e Interstroke. En todos los casos, para analizar los datos se tuvieron en cuenta factores como edad, sexo, educación, ratio cintura-cadera, fumadores/no fumadores, actividad física y diabetes y el uso de fármacos para el colesterol o la tensión arterial. Se establecieron cinco grupos de alimentos relacionados con bajo riesgo de mortalidad y a los que asociaron una puntuación en función de la ingesta recomendada, entre 1 y 5. Al final, se sumaban los cinco grupos para llegar a puntuaciones mínimas de 7 y máximas de 35. La conclusión fue que una dieta sana ha de estar basada en 8,4 porciones diaria de fruta y verdura, 2,5 de frutos secos y legumbres, 3 de lácteos, 1,4 de carne roja no procesada y 2 semanales de pescado. El 54%debe estar compuesta por glúcidos, el 28,3% por grasas y el 17,9% por proteínas. Mente afirma que “es importante destacar que elementos de nuestra dieta saludable (como los lácteos o la carne) difieren de las recomendaciones actuales, basadas en estudios previos y que se siguen en los países de mayores...

Leer más »

Los suplementos de ácidos grasos omega-3 no mejoran la salud cardiovascular

Creado El 30 julio, 2018 | 0 Comentarios

Los suplementos de ácidos grasos omega-3 no mejoran la salud cardiovascular

¿Es conveniente tomar suplementos de omega-3 para mejorar nuestra salud? Según un estudio realizado por la Universidad de East Anglia (Reino Unido), no reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, muertes por enfermedad coronaria, derrames cerebrales o arritmias cardiacas. Lee Hooper, el autor principal de este trabajo afirma que “los médicos deben saber que, a menos que haya una necesidad específica de reducir los triglicéridos, no hay razón para alentar el uso de suplementos de omega-3. Además, añade, “sería mejor que los pacientes gastaran dinero en comer bien o mantenerse en forma”. Para llegar a esta conclusión, se revisaron los datos de 79 estudios que abarcaban a más de 112.000 personas. Se trataba de estudios de entre 12 y 72 meses de duración llevados a cabo en adultos con diversos grados de riesgo cardiovascular. En la mayoría de estudios se les suministraba suplementos de LCn3 (Ácidos grasos de cadena larga eicosapentanoico y docosahexanoico) mediante cápsulas. En otros se comparaba la ingesta de alimentos enriquecidos con LCn3 o ALA (Ácido Alfa Linolénico)  frente a placebo o, simplemente, una dieta habitual. En todos los casos se encontró poco o ningún efecto tras el aumento de la ingesta de LCn3 en la mortalidad por todas las causas, si se comparaba con aquellos sujetos que habían consumido placebo o seguían una dieta habitual. Tampoco se pudo comprobar que mejorase la mortalidad cardiovascular, los eventos cardiovasculares, la enfermedad coronaria o los accidentes cerebrovasculares. Sí se apreció que las grasas omega-3 reducen los triglicéridos a largo plazo y también aumentan ligeramente el colesterol HDL (el bueno), pero “no parece que haya otros efectos sobre la salud”, comenta Hooper. Por otra parte, no hay que olvidar que la grasa de pescado tiene potenciales efectos adversos, como la toxicidad por altos niveles de mercurio y que las grasas omega 3 pueden aumentar el tiempo de hemorragia o disminuir la respuesta inmunitaria normal. A la vista de los resultados, Hopper afirma que, para reducir el riesgo cardiovascular, es más interesante centrarse en las intervenciones del estilo de vida que sí funcionan: seguir una dieta de alta calidad, moderación en el consumo de alcohol, no fumar y mantenerse activo y en...

Leer más »