Confirman la relación inversa entre el consumo de fibra dietética y varias enfermedades

Creado El 18 enero, 2019 | 0 Comentarios

Un estudio publicado en línea el 10 de enero en la revista The Lancet en el que se han revisado y analizado 40 años de estudios, incluidos 185 estudios observacionales con datos que abarcan 135 millones de personas por año y 58 ensayos clínicos, con 4635 participantes, concluye que comer al menos 25 a 29 g de fibra dietética al día proporciona beneficios significativos para la salud, disminuyendo tanto el total de muertes como la incidencia de cardiopatía coronaria, diabetes tipo 2 y cáncer colorrectal.

Es importante resaltar que estos estudios se han realizado con personas que consumen alimentos vegetales con su correspondiente contenido en fibra; pero no es el único elemento responsable del beneficio, sino todos los otros nutrientes que contienen: vitaminas, minerales, oligoelementos… Que nadie piense que estos mismos resultados se obtendrían tomando un suplemento diario de fibra si los alimentos de origen vegetal están excluidos de su dieta.

Por cada 8 g de aumento en la fibra dietética que se consume diariamente, el total de muertes e incidentes de cardiopatía coronaria, diabetes tipo 2 y cáncer colorrectal disminuyó entre un 5% y un 17%. También hubo una mayor protección contra el accidente cerebrovascular y el cáncer de mama

Los mayores beneficios en el consumo de fibra se observaron en individuos que consumían de 25 a 29 g por día.

A continuación, se muestra una relación de alimentos según su contenido en fibra vegetal (extraído del libro “Método Luzón, La Dieta Gourmet”)

CONTENIDO EN FIBRA DE LOS ALIMENTOS

Verduras y hortalizas en orden decreciente según contenido en fibra: Perejil, espinacas, guisantes, grelos, coles de Bruselas, brécol, repollo, lombarda, berros, brotes de soja, endibia, berenjena, judías verdes, coliflor, apio, espárragos, lechuga, tomate, pimiento rojo, escarola, calabacín, acelga, cardo, pimiento verde, alcachofa y pepino.

Frutas en orden decreciente según su contenido en fibra: Nísperos, grosellas, frambuesas, moras, membrillo, dátil, arándanos, aceitunas, fresas, higos, nectarinas, peras, naranja, aguacate, mandarina, chirimoya, cerezas, mango, caqui y piña.

Los frutos secos también tienen un elevado contenido en fibra.

Las legumbres secas asimismo tienen alto contenido en fibra, en orden decreciente: Alubias, garbanzos y lentejas.

Los cereales integrales también son otra fuente de fibra.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *