Las grasas saludables a largo plazo no engordan

Creado El 9 junio, 2016 | 0 Comentarios

aceite oliva

Restringir grasas saludables como el aceite de oliva o los frutos secos no es buena idea, ni siquiera para mantener el peso. Es la conclusión que se extrae de un estudio que ha realizado Predimed. Pero no es la única: también se ha comprobado que gracias a los efectos positivos de esta, no se produce un aumento de peso en cinco años.

Los resultados de esta investigación tienen “implicaciones prácticas, ya que el temor a ganar peso de alimentos ricos en grasas ya no va a ser un obstáculo para adherirse a la dieta mediterránea, que, está demostrado, proporciona gran beneficio clínico y metabólico”, asegura el experto Ramón Estruch. Además, continúa, “son relevantes para la salud pública, ya que prestan apoyo a no restringir la ingesta de grasas saludables para mantener el peso corporal”.

Para realizar este estudio, Predimed llevó a cabo un ensayo controlado aleatorizado desde 2003 hasta 2010 que se realizó en los centros de atención primaria conectados a 11 hospitales. Participaron 4282 mujeres con edades entre 60 y 80 años, y 3165 hombres entre 55 y 80 años. A estos participantes se les asignó aleatoriamente una dieta mediterránea no restringida en calorías con aceite de oliva virgen extra, una dieta mediterránea no restringida en calorías con frutos secos o una dieta baja en grasa.

A cinco años, se comprobó que el consumo total de grasa había aumentado en los dos grupos de dieta mediterránea: del 40 al 41,8% para el grupo de aceite de oliva y de 40 a 42,2% en el grupo de frutos secos, mientras que el consumo de proteínas y carbohidratos disminuyó.

Los tres grupos perdieron una pequeña cantidad de peso, pero al realizar un análisis multivariable se comprobó que el cambio de peso a los cinco años fue significativo sólo para el grupo de aceite de oliva. Otro resultado llamativo: todos los grupos tuvieron un ligero aumento de la circunferencia de la cintura media pero el incremento fue menor para los grupos de la dieta mediterránea.

Existen diversas evidencias que relacionan el consumo de grasas saludables (frutos secos, aceite de oliva) con la disminución de la mortalidad por todas las causas, así como de enfermedades cardiovasculares y cáncer, pero en los últimos años no se ha tenido en cuenta y para perder peso se ha restringido la ingesta de calorías, sin tener en cuenta el tipo de grasa.

Para el doctor Dariush Mozaffarian, el estudio “evidencia de manera más robusta que la adición libre de alimentos saludables a la dieta, incluyendo opciones altas en grasa como las nueces o el aceite de oliva no aumenta la ganancia de peso”. Y sigue: “estos hallazgos son dignos de mención en todo el mundo”.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *