Otros enemigos de la dieta: Las vacaciones

Creado El 20 marzo, 2018 | 0 Comentarios

Otros enemigos de la dieta: Las vacaciones

Una vez finalizado el XIV Congreso de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), en el que se han tratado las perspectivas actuales para abordar el manejo de esta enfermedad, que afecta a 300 millones de personas en el mundo y a un billón de personas con sobrepeso, me gustaría hacer un breve resumen de lo tratado y aportar mi granito de arena en lo que al modo de rebajar esta cifra se refiere; lo que, al fin y al cabo, es lo que buscamos todos los que nos dedicamos a tratar a personas con sobrepeso u obesidad. Cada vez vamos conociendo más los múltiples elementos que condicionan el hecho de que haya un desequilibrio entre ingreso y gasto de energía: factores genéticos, metabólicos, la microbiota (composición de las bacterias intestinales), el reloj interno, el entorno y sus condicionantes, el tipo de dieta, la actividad física y otros muchos que no voy a mencionar aquí por no entrar en tecnicismos. A medida que se va avanzando en el conocimiento de todos estos determinantes, nos vamos acercando más a la posibilidad de desarrollar una dieta individualizada para cada sujeto y poder determinar su composición concreta en nutrientes. Lo que es evidente es que nuestro organismo aún está programado para sobrevivir en épocas de carestía y no de sobreabundancia de alimentos, por lo que la tendencia natural es a generar depósitos de reserva para cuando “no haya”. En la actualidad, el 60% de la población adulta en los países desarrollados tiene sobrepeso u obesidad y en los países en desarrollo ya alcanza al 30%. A la hora de intentar revertir esta situación, no todos los individuos se comportan igual: hay quien modificando sus hábitos alimenticios y aumentando su actividad física, consigue normalizar su peso y mantenerlo; pero también están los que, pese a llevar una dieta y realizar ejercicio, no consiguen el objetivo. Para este último grupo, solo quedan dos alternativas (sin prescindir de las anteriores): los fármacos, o la cirugía, o ambos. En lo que respecta a los fármacos, en la actualidad disponemos de algunos que consiguen una disminución de peso relativa y una mejora del perfil metabólico del paciente; pero aún es insuficiente. Se han expuesto en el Congreso diversas vías de investigación, aún en fase experimental, bastante prometedoras. Como quiera que, en todos los casos de sobrepeso u obesidad, es necesario un replanteamiento en el modo de comer y que éste debe de ser definitivo y no puntual para evitar volver a la situación inicial, voy a centrarme esta vez en otro Enemigo de una Dieta de Adelgazamiento: LAS VACACIONES No me refiero a periodos cortos, como puede ser un fin de semana o un “puente”, sino a descansos de dos o más semanas, como las vacaciones navideñas o estivales. Es un hecho que he ido constatando a lo largo de mi ejercicio profesional y...

Leer más »

¿Por qué dieta me decido?

Creado El 8 enero, 2018 | 0 Comentarios

¿Por qué dieta me decido?

Tras los excesos de estas Fiestas y el comienzo de un nuevo año muchos se plantean bajar de peso. La oferta de dietas es tan variopinta que hay que aplicar filtros para decidirse por alguna opción. ¿Qué requisitos debe cumplir una dieta para que me decante por ella? Lo primero que debo tener presente es que se adecúe lo más posible a mis circunstancias personales: gustos, horarios, condicionantes laborales… De no ser así, cuanto más se distancie de mi realidad, más posibilidades de recaída tendré. En segundo lugar, debe haber una gran variedad de alimentos en su composición. En este caso, se puede decir que cuanto mayor, mejor. La variedad de ingredientes proporciona variedad de nutrientes. Es por ello que las dietas restrictivas de determinados grupos de alimentos terminan generando carencias y, probablemente, alteraciones en el organismo por desequilibrio en los aportes diarios. En tercer lugar, debe ser atractiva. No debemos prescindir del elemento placentero del comer. Es posible que tenga que modificar algunos hábitos en ese sentido, pero, si la propuesta es capaz de seducirme, se podrá producir un cambio sostenible en mi modo de alimentación, de forma que, tras conseguir la pérdida de peso, no retorne a mis costumbres inadecuadas previas. He seleccionado algunas de las dietas más en boga para analizar. Obviamente, circulan muchísimas más, pero creo que, para comenzar, puede ser interesante conocer las razones que hacen recomendables o no estas dietas.   DIETA CETOGÉNICA O Very LCHF (Low Carb High Fat) – Muy Baja En Carbohidratos y Alta en Grasas La ingesta diaria de carbohidratos (CH) recomendada, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), debe oscilar entre el 45 y el 60% del total de las calorías ingeridas. Hay tres tipos de dietas bajas en carbohidratos: –Dieta Moderada en Carbohidratos (26-45% de las calorías diarias). –Dieta LCHF – Baja en Carbohidratos y Alta en Grasas – (menos del 26% del aporte energético o menos de 130 g diarios de CH). –Dieta Very LCHF o Cetogénica (menos del 10% de CH o 20-50 g diarios de CH). La LCHF produce un cierto grado de cetosis, lo que disminuye el apetito y puede ayudar a perder peso. Al ser superior la ingesta de proteínas, el efecto termogénico de éstas (el gasto de energía que requieren para metabolizarse) es mayor, lo que también contribuye a la pérdida de peso. La excreción de cetonas por sudor y orina también requiere energía, lo que supone otro elemento coadyuvante para la pérdida de peso. Si los carbohidratos que se suprimen son los almidones y los de rápida absorción (pan, pasta…), pero se mantienen los glúcidos complejos y los alimentos ricos en fibra (vegetales, legumbres y frutos secos), puede ser beneficiosa para evitar la diabetes y disminuir los triglicéridos circulantes. Eso sí, esta dieta requiere un control periódico del Colesterol LDL. La Dieta cetogénica o Very LCHF ya son palabras...

Leer más »

Ideas para no ganar peso estas Navidades

Creado El 3 diciembre, 2014 | 0 Comentarios

Ideas para no ganar peso estas Navidades

Ahora que se acercan estas Fiestas tan entrañables como son las Navidades, es bueno tener algunas ideas sobre cómo gestionar el modo de planificarse las comidas de los días más señalados, comidas especiales de empresa, etc. -Comenzaremos por las comidas/cenas de empresa navideñas. Como suele ser un menú cerrado con pocas posibilidades de elección, si se trata de una cena, habrá que reorganizarse el resto de las comidas del día: A media mañana será una buena elección tomar un zumo de fruta o alguna pieza de fruta. A la hora de comer tomaremos un plato abundante de verduras cocinado con poca grasa (pueden llevar algún acompañamiento de origen animal del tipo de jamón, algo de marisco o un huevo, por ejemplo) y para postre fruta. Si tomamos pan, no más de 25 gramos (unos tres dedos). A media tarde podemos tomar un yogur con fruta natural o con frutas ya incorporadas. Si tenemos tiempo antes de salir a cenar, puede ser una buena estrategia tomarse un consomé (de los de tetrabrick) para llegar al restaurante con el estómago más “calmado”. Una vez en el restaurante, puede ser difícil resistirse a lo que nos vayan sirviendo. Quien sea capaz de seleccionar, que esté ojo avizor con los alimentos con mayor contenido graso: fritos, patés, quesos, hojaldres, postres. El que no pueda evitar sucumbir, al menos, habrá compensado parcialmente con el resto del día. -En cuanto a las cenas y comidas de los días de Navidades, también dependerá de si el menú lo diseñamos nosotros o no. En el segundo caso, cuando se trate de la cena, seguiremos las mismas indicaciones del apartado anterior. Si la celebración es a la hora de comer, tomaremos a media mañana un zumo de fruta o un yogur y por la noche unas verduras ligeras (espinacas, acelgas, judías verdes o una sopa de verduras) con muy poca grasa y fruta. Si quieres saber más: – Sugerencia de menú para Nochebuena. – Sugerencia de menú para...

Leer más »

A dieta: Comer en un restaurante de cocina vasca y no engordar

Creado El 18 noviembre, 2014 | 0 Comentarios

A dieta: Comer en un restaurante de cocina vasca y no engordar

La cocina vasca también se nutre de productos del mar y de la huerta pero, a diferencia de la andaluza, aquí, las frituras no tienen un papel tan importante. Gracias a ello, las recetas tradicionales del País Vasco elaboradas a partir de bonito, bacalao, chipirones, besugo, mero, kokotxas, txangurro, merluza… no suponen, en principio, un desvío en nuestra dieta. El recetario vasco cuenta también con ricas recetas de verduras, que pueden resultar una excelente opción para empezar una comida como: judías con patatas, alubias, setas, cardo… Otros platos típicos son la purrusalda (que contiene puerro, patata y bacalao) o la piperrada (que incorpora calabacín, pimiento, tomate, cebolla, jamón y huevo). Ambos se pueden tomar como plato único, ya que son muy completos al combinar alimentos de origen animal y vegetal. Y no hay que olvidar que la despensa de Euskadi ofrece también carnes de gran calidad, gracias a la excelencia de los pastos. Los carnívoros más acérrimos tendrán que tener en cuenta, eso sí, que no es aconsejable comer más de la cuenta. ¡Aunque los chuletones sean los mejores! Algunas de las recetas vascas más populares que podemos disfrutar sin miedo a cometer excesos pueden ser: • Ajoarriero • Bacalao a la vizcaína • Bonito escabechado • Marmitako • Menestra a la bilbaína • Txangurro • Chuletón de buey • Cuajada   Seguir la dieta en un restaurante… ¿es imposible? No. La doctora Luzón te ofrece consejos para elegir qué comer en un restaurante en este...

Leer más »

A dieta: Comer en un restaurante de cocina andaluza y no engordar

Creado El 12 noviembre, 2014 | 0 Comentarios

A dieta: Comer en un restaurante de cocina andaluza y no engordar

La cocina andaluza es una de las más sabrosas y variadas de la geografía española. Y también puede resultar muy saludable, ya que se caracteriza por incorporar alimentos recomen- dables (pescado, verduras, aceite de oliva…). Pero ¡cuidado! muchos restaurantes que enarbolan la bandera de la gastronomía de Andalucía también son pródigos en frituras de mala calidad y ofrecen platos excesivamente grasos. Así, si nos gusta visitar a menudo las tabernas andaluzas, habrá que elegir aquellas que trabajan las materias primas de mejor calidad y no utilizan más aceite de oliva del estrictamente necesario. En otras palabras, aquellos que no tienen la mala costumbre de embadurnar un pescado a la plancha con una ajada de aceite requemado, o pervierten al salmorejo y al ajoblanco al transformar estas recetas típicas en una especie de mahonesa con faralaes. Desde luego, en Andalucía es tan importante elegir bien el restaurante como acertar con los platos. Para no cometer excesos, se puede empezar con una ensalada sin aliñar o un gazpacho ligero, y continuar con algunas de estas especialidades tradicionales de la cocina andaluza, que se pueden disfrutar sin culpa alguna: Huevas aliñadas Atún encebollado Urta a la roteña Ensalada de rape en adobo Alcauciles rellenos Langostinos de Sanlúcar   Seguir la dieta en un restaurante… ¿es imposible? No. La doctora Luzón te ofrece consejos para elegir qué comer en un restaurante en este...

Leer más »