CINCO RECOMENDACIONES PARA PERDER PESO DE FORMA EQUILIBRADA

Creado El 11 mayo, 2018 | 0 Comentarios

La doctora Luzón ofrece cinco consejos para perder peso de manera equilibrada. 

1.-RACIONES ABUNDANTES DE VERDURA PREPARADA CON POCA GRASA

Tanto en la comida como en la cena. Utilizar una cucharada de aceite de oliva virgen extra para cada plato. Los vegetales frescos con los que hay que moderarse en la cantidad son: guisantes, aguacate, alcachofas, zanahoria, patata y remolacha.

Además de ser necesario tomar una buena cantidad de alimentos vegetales diariamente para cubrir los requerimientos y mantener la microbiota intestinal en óptimas condiciones (imprescindible para el buen funcionamiento de todo nuestro organismo), la sensación de plenitud que genera un buen plato de verdura contribuye a no tener necesidad de tomar otros alimentos menos necesarios y más calóricos.

Respecto a la fruta, es necesaria pero no quiere decir que se pueda consumir sin límite. Hay frutas que proporcionan más energía que otras, por lo que habrá que tomar menos cantidad: plátanos, melocotones, paraguayas, peras, manzanas, mango. Por poner algunos ejemplos.

2.- INTENTAR MANTENER LOS HORARIOS DE COMIDAS

Es conveniente tomar algo a media mañana y a media tarde, pero también es importante intentar que el almuerzo sea antes de las 15 h (un estudio demuestra que la misma comida ingerida después de esa hora, engorda más).

También hay que procurar que no haya mucho desfase horario de comidas entre los días laborables y los festivos. Nuestro organismo tiene un reloj interno que no conviene desajustar mucho para que la secreción hormonal diaria no se altere. Además, el tejido graso también tiene su propio reloj.

3.- EVITAR LOS ALIMENTOS DE ALTO CONTENIDO GRASO

Quesos: cuanto más curados, más grasa a igualdad de peso.

Embutidos: consumir los más magros. Ahora que comienzan las barbacoas cuidado con chorizo, panceta, longanizas, etc. Otro tanto respecto a los patés.

Helados: mejor los sorbetes o los elaborados con yogur.

Bollería y repostería: siempre tienen un alto contenido graso y, además, la mayoría de las veces, se trata de una grasa nada beneficiosa.

Carnes y pescados grasos: No hay que evitarlos, pero sí tomar una cantidad más moderada que los correspondientes más magros: cordero, cochinillo, cerdo, salmón, atún… las raciones serán más discretas que las de carnes magras o pescados blancos.

4.- DORMIR LO NECESARIO

Está demostrado que dormir poco engorda, entre otras razones, porque se come más y de forma más caótica, además de otras causas de índole hormonal. Hay que intentar reservar el tiempo debido al descanso. Esto también implica lo dicho anteriormente respecto a los horarios de comidas: hay que procurar que no haya mucho desfase de horarios de sueño entre los días laborables y los de asueto.

5.- EL EJERCICIO FÍSICO ES FUNDAMENTAL

No solamente porque ayuda a evitar que nos anquilosemos y a que nuestro sistema circulatorio se active, sino porque también contribuye a moderar el apetito.

Cualquier ejercicio es mejor que ninguno. Es muy importante evitar el sedentarismo radical. Nunca permanecer más de dos horas seguidas sentado porque se ha comprobado que hasta nuestras neuronas se mueren en periodos de sedentarismo prolongado (aunque suene drástico, así es).

Ahora que llega el buen tiempo es mucho más apetecible disfrutar de los exteriores. Aprovechemos esta circunstancia para movernos más.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *