Las bebidas alternativas a la leche son bajas en yodo

Creado El 9 octubre, 2017 | 0 Comentarios

En Dieta Luzón defendemos el consumo de leche dentro de una dieta equilibrada. El último estudio que refuerza esta defensa lo han realizado investigadores de la University of Surrey, de Reino Unido después de investigar el yodo presente en 47 bebidas alternativas a la leche y de compararlo con el presente en la leche de vaca. Los resultados de este trabajo mostraron que las bebidas alternativas a la leche no tienen los niveles adecuados de yodo, que, en la leche de vaca, ronda el 2%.

“Muchas personas no son conscientes de la necesidad de este mineral vital y es importante que las personas que consumen bebidas alternativas a la leche se den cuenta de que no reemplazarán el yodo de leche de vaca, que es la principal fuente de yodo, lo que es particularmente importante para las mujeres embarazadas y para quienes planean un embarazo”, afirma la profesora de Medicina Nutricional de la University of Surrey, Margaret Rayman.

Además, añade que “un vaso de una bebida alternativa a la leche de vaca sólo proporcionaría alrededor de 2 mcg de yodo, que es una proporción muy pequeña de la ingesta de yodo recomendada por los adultos de 150 mcg/día. En el embarazo, esa recomendación sube a 200 mcg/día”.

El yodo es un elemento importante en la producción de hormonas tiroideas y aún más durante el embarazo, pues es fundamental para el desarrollo normal del cerebro fetal. Es más, esta misma área realizó un estudio anterior que señalaba que el estado bajo de yodo en madres embarazadas se relaciona con coeficiente intelectual más bajo en sus hijos.

“De manera preocupante, la mayoría de las bebidas alternativas a la leche no están fortificadas con yodo y su contenido del mismo es muy bajo. Si se evita la leche y los productos lácteos, los consumidores deben asegurarse de que obtienen yodo de otras fuentes dietéticas. Si están considerando tomar un suplemento, se deben evitar las algas marinas que pueden proporcionar cantidades excesivas”, apunta la Dra. Sarah Bath, profesora de Nutrición en Salud Pública de la University of Surrey.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *