El estudio PURE, realizado a nivel mundial, cuestiona algunas recomendaciones dietéticas actuales

Creado El 26 febrero, 2019 | 0 Comentarios

El estudio PURE, realizado a nivel mundial, cuestiona algunas recomendaciones dietéticas actuales

El estudio PURE (estudio epidemiológico rural prospectivo) ofrece una nueva perspectiva de las tendencias alimentarias globales y su impacto en la salud del corazón. PURE está preparado para realinear el pensamiento sobre la dieta y la salud del corazón. Al ofrecer una nueva perspectiva sobre el consumo de productos lácteos, grasas, carbohidratos y frutas y verduras, el estudio sugiere que los alimentos que forman una dieta saludable para el corazón de las personas en todo el mundo pueden diferir de lo que se pensaba anteriormente respecto de una ingesta moderada de lácteos y qué tipo de grasas tienen un papel potencialmente beneficioso, así como del consumo de carbohidratos. Analiza los datos referentes a la dieta al siglo XXI con una perspectiva global y un contexto más amplio, lo que permite que se abra una nueva oportunidad para el debate y la discusión sobre la dieta y el riesgo cardiovascular. Con cobertura en 1000 comunidades, en 21 países y 6 continentes, con múltiples grupos étnicos y diversidad cultural, se dividió a más de 218.000 participantes en cinco grupos según la calidad de su dieta basada en productos alimenticios que se asociaron individualmente con un menor riesgo de muerte. Después de ajustar los factores que podrían influir en la relación, en comparación con la dieta de peor calidad, la dieta de mayor calidad se asoció con un riesgo significativamente menor de eventos cardiovasculares mayores y muertes. Si bien el consumo de lácteos y carbohidratos actualmente forma parte de los datos estudiados, el Prof. Yusuf, autor principal del estudio, Director del Instituto de Investigación de Salud de la Población (PHRI) en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, señala que PURE ya ha establecido que el alcohol está asociado con un aumento del cáncer sin un efecto protector neto sobre la ECV; y que la ingesta de sodio mayor de 5 g por día está asociada con eventos adversos, sin embargo, la ingesta por debajo de 3 g también puede estar asociada con eventos adversos, lo que desafía las pautas actuales que recomiendan reducir el sodio a menos de 2.0 g / día. Los datos más recientes, sobre frutas y verduras, grasas y carbohidratos, se presentaron en la ESC 2018 en Múnich y se publicaron en The Lancet y encontraron que el efecto protector aumentó con un mayor consumo de frutas y verduras de 4– 5 raciones al día. También hay una distinción importante según se consuman verduras crudas o ligeramente cocidas, siendo más protector que comer verduras bien cocidas. El equipo del estudio descubrió que el consumo moderado de todas las formas de grasas que se producen naturalmente en los alimentos comunes, a diferencia de las grasas trans que son en su mayoría artificiales, se asoció con un riesgo menor, mientras que el consumo elevado de carbohidratos (más del 60% de la energía total) se asoció con mayor riesgo, desafiando el dogma convencional, aunque no...

Leer más »

Los emulsionantes, aditivo común en los alimentos, pueden afectar a la microbiota intestinal y aumentar la ansiedad

Creado El 8 febrero, 2019 | 0 Comentarios

Los emulsionantes, aditivo común en los alimentos, pueden afectar a la microbiota intestinal y aumentar la ansiedad

Según un estudio, los emulsionantes que se introducen como aditivos comunes en los alimentos producen cambios fisiológicos y de comportamiento. Se trata de un tipo de ingredientes que está presente en una amplia gama de alimentos, como algunos tipos de pan, chocolate, margarina, carnes procesadas y otros, y cuya función es modificar la textura de los alimentos y aumentar la vida útil de los mismos. En investigaciones anteriores se había observado que estos emulsionantes alteran el microbioma de los ratones, causando inflamación de bajo grado, lo cual aumenta el riesgo de obesidad y de otros trastornos metabólicos. Otro trabajo, esta vez en seres humanos, concluía que el consumo de este tipo de aditivos puede afectar a las bacterias intestinales, que “pueden verse directamente afectadas”. El último estudio relacionado lo realizó un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Georgia (Atlanta, EEUU), que enfocó su trabajo hacia dos emulsionantes comunes: la carboximetilcelulosa (CMC) y el polisorbato-80 (P80) y su efecto en la salud mental. Los científicos añadieron CMC y P80 al agua potable de un grupo de ratones durante 12 semanas y midieron su comportamiento, cambios en su microbioma y otros parámetros fisiológicos después de este tiempo. “Nos preguntamos si pueden los efectos de los emulsionantes sobre la inflamación sistémica hacerse extensivos al cerebro y al comportamiento, y la respuesta fue que sí”, señala uno de los autores del trabajo, el profesor Geert de Vries. Observaron, tras las doce semanas de consumo de emulsionantes en el agua, que sí se habían visto afectadas las bacterias intestinales, aunque las consecuencias fueron distintas en los machos que en hembras: en el caso de los machos aumentaba el comportamiento ansioso y en el de las hembras, disminuía la conducta social. Para los investigadores, existen diferencias entre la forma en que funcionan el sistema inmunitario masculino y el femenino, lo que podría llevar a estas diferencias entre machos y hembras. Se trata de un trabajo preliminar y estos expertos afirman que van a seguir trabajando en ello, ya que “determinar la medida en que los estudios en ratones se pueden extrapolar a los humanos es intrínsecamente difícil”. Sin embargo, consideran que se trata de una investigación necesaria dado que, en los últimos años, la ansiedad en la sociedad occidental ha aumentado, así como la enfermedad inflamatoria intestinal. La pregunta ahora es: ¿tienen los aditivos alimentarios alguna responsabilidad en ello? Los responsables de la legislación sobre seguridad alimentaria deberán hacer un seguimiento de este tipo de...

Leer más »

Los delgados sedentarios también tienen mayor riesgo cardiovascular

Creado El 1 febrero, 2019 | 0 Comentarios

Los delgados sedentarios también tienen mayor riesgo cardiovascular

Tener un peso normal no es sinónimo de tener buena salud. Un grupo de investigadores de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, ha realizado un estudio que determina que las personas delgadas, o en su peso, que son sedentarias tienen el mismo riesgo de infarto de miocardio o de ictus que las que tienen sobrepeso. El trabajo, que se ha publicado en American Journal of Cardiology, ofrece algunas conclusiones interesantes. En primer lugar, aquellas personas que tienen peso normal y, aunque pasen la mayor parte del tiempo sentados, realizan un mínimo de 150 minutos semanales de actividad moderada, tenían un riesgo un 58% menor de sufrir un ictus o un infarto que las personas con sobrepeso. No obstante, aquellos que tenían peso normal, permaneciendo la mayor parte del tiempo sentados pero hacían muy poco ejercicio, contaban con un riesgo de padecer infarto o ictus similar al de las personas con sobrepeso. El trabajo se realizó con un grupo de participantes de entre 40 y 79 años que no tenían antecedentes de enfermedad cardíaca. Dividieron a los sujetos entre distintos grupos por su IMC y asignaron a cada uno de ellos un riesgo cardiovascular por distintos factores, además del índice de masa corporal. Observaron que el 35% de los participantes tenía un alto riesgo de sufrir un evento cardiovascular y que, aproximadamente el 30% de las personas con un IMC normal, tenía alto riesgo de sufrir un infarto o unictus. Algunos factores que incrementaban el riesgo eran, por ejemplo, contar con alta cantidad de grasa en la región intestinal, o tener problemas respiratorios al realizar esfuerzos físicos. Los investigadores advierten: “tener un peso normal no es suficiente para estar sano. Un estilo de vida sedentario puede erosionar la ventaja de un peso saludable y aumentar el riesgo cardiovascular que se tiene respecto a las personas con sobrepeso”. Además, explican que “cuando las personas son sedentarias, especialmente en la mediana edad y más allá, pierden masa muscular magra y la capacidad...

Leer más »