Algunos aspectos destacables del Libro Blanco de la Nutrición Infantil

Creado El 18 Enero, 2016 | 0 Comentarios

4293311808_c6eeb16d2a_o

En la historia de la nutrición infantil han existido diversas variaciones en cuanto a introducir alimentación complementaria a los más pequeños. La última tendencia es que se considera que es mejor retrasar la introducción de estos alimentos potencialmente alergizantes hasta el final del primer año o incluso más tarde. Sin embargo, algunos estudios recientes han demostrado que si se introduce más tarde la alimentación complementaria se corre mayor riesgo de sensibilización alimentaria.

Por ejemplo, en cuanto a la leche de vaca. Actualmente se ha extendido el mensaje de los perjuicios de este alimento en la salud de la población pediátrica, y para ello se han alegado razones confusas y no probadas con criterio científico. A cambio, se ensalza el consumo de leches vegetales y de soja. Esto choca directamente con la vigente recomendación de incluir alimentos lácteos en los niños como fuente prioritaria de calcio. Se observa, a raíz de estas recomendaciones, que muchos consumidores de leche animal se están pasando a la vegetal. Si bien es cierto que las proteínas de la leche de vaca puede producir problemas en aquellas personas que tengan intolerancia a la lactosa o enfermedades como la galactosemia, también lo es que no produce mayor problema en el resto de la población infantil, a la que sólo le ofrece beneficios tal y como ha ocurrido a lo largo de los años.

Otro aspecto: sobre el enfrentamiento entre “natural” y “artificial”. Se cree que lo natural es lo bueno y lo artificial lo que no es recomendable consumir. Sin embargo, no se tiene en cuenta que todo lo que consumimos es de la misma forma natural y artificial pues casi todo ha sido modificado por la tecnología alimentaria con el objetivo de conseguir mejor calidad y estabilidad en los productos.

La conclusión es clara: dado que la población no tiene las herramientas científicas para analizar si los mensajes que recibe son evidencias científicas o no, y también teniendo en cuenta que se difunde un misterio en algunos alimentos, hay que pedir a los investigadores que se demuestre lo que se dice y se diga lo que se sabe.

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *