La estimulación magnética transcraneal, ¿una vía para disminuir el impulso por comer?

Creado El 11 julio, 2016 | 0 Comentarios

Un estudio que ha realizado la Universidad de Milán abre una nueva vía de investigación para acabar con la obesidad: la estimulación magnética transcraneal (EMT). Se trata de un hallazgo preliminar que da pie a que se siga trabajando y estudiando sobre este tipo de terapia como una vía más para poner fin al sobrepeso y la obesidad.

En el trabajo que se realizó desde la universidad italiana, se observó a 16 pacientes con obesidad durante 9 meses. Estos recibieron de manera repetitiva sesiones de estimulación magnética transcraneal y se observó que se ayudó a los pacientes con obesidad a disminuir el impulso por comer.

Para realizar el estudio seleccionaron a 16 pacientes con un índice de masa corporal de 34 y los dividieron en tres grupos: el primero, de ocho pacientes, recibiría EMT de alta frecuencia, el segundo, con tres pacientes, EMT de baja frecuencia, y el último, con cinco personas, un tratamiento simulado. Durante las cinco semanas que duró el tratamiento, todos ellos fueron aconsejados por un nutricionista y un entrenador personal cada dos semanas.

Estos fueron los resultados cinco semanas después:

  • El grupo que recibió EMT de alta frecuencia perdió 4.5kg y sus deseos compulsivos de comida se redujeron un 34%. Después siguieron perdiendo peso y un mes después ya habían conseguido perder un 3.2% de su peso inicial.
  • El grupo que siguió un tratamiento simulado, con un cambio en el estilo de vida como medida única, perdió un 1.8% de su peso.

No es lo único: sólo los pacientes del grupo de estimulación magnética trasncraneal de alta frecuencia también vieron cómo se reducía la concentración plasmática de glucosa, colesterol y cortisol, así como un aumento de adrenalina.

El profesor Livio Luzi de esta Universidad cuenta cómo se les ocurrió estudiar la relación entre estimulación magnética transcraneal y el tratamiento de la obesidad: “la idea surgió cuando en una presentación vio que los psiquiatras estaban utilizando esta técnica para los trastornos de adicción”. Además, se trata de una técnica que ya fue aprobada hace 7 años por Estados Unidos para tratar la depresión o por los organismos europeos para dejar de fumar.

“La obesidad puede considerarse una adicción a la comida y la vía de recompensa es la misma que en otras adicciones”, aseguraba el investigador, que presentaba sus resultados en el Congreso de la Asociación Americana de Diabetes”.

Eso sí, de momento no podemos hablar de un tratamiento ya demostrado, al menos por ahora. “Los datos preliminares son alentadores y tienen posibilidades de convertirse en una intervención muy efectiva, pero es muy importante que hagamos estudios de eficacia a los seis meses o incluso a más largo plazo, así como estudios de seguridad”.

Más información:

Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *