BIENESTAR INMUNITARIO: QUÉ FACTORES AYUDAN A FORTALECER NUESTRO SISTEMA

Bienestar inmunitario: fortalecer nuestro sistema.

En el post anterior vimos la importancia de las Vitaminas C y D para mejorar nuestras defensas frente a las infecciones. Hoy nos vamos a centrar en otro elemento inmunitario fundamental: la Microbiota.

La microbiota es el conjunto de microorganismos que conviven con nuestro cuerpo. Dependiendo de la cantidad y tipos que tengamos en cada momento, serán un aliado excelente del sistema inmunitario para defendernos contra otros elementos patógenos. Están presentes en muchas zonas: la boca, el intestino, la región genital…

En este post vamos a centrarnos en la microbiota intestinal y en cómo cuidarla.


¿Qué funciones desempeña la microbiota en el sistema inmunitario?

  • Función antibiótica y antiviral: evitan la colonización de otros patógenos con el fin de preservar su propio territorio, compitiendo con ellos por los sitios de fijación a la pared intestinal. Asimismo, compiten por los nutrientes. Modifican el pH en el medio, acidificándolo e impidiendo que se desarrollen otros patógenos. Además, fabrican sus propias sustancias antibióticas que matan o inhiben bacterias patógenas
  • Función anticancerígena: protegen frente al cáncer de colon.
  • Función de prevención de la infección: estimulan la producción de anticuerpos a través de sus antígenos.
  • Favorecen la digestión: fermentan sustancias que el huésped por sí solo no puede, como almidón y carbohidratos no digeribles y fabrican lactasa para digerir la lactosa.
  • Participan en la fabricación de vitaminas: Vitaminas K, B12, B6, Ácido Fólico y Biotina y aumentan la absorción intestinal de otras vitaminas, minerales y proteínas.
  • También parece que intervienen en la modulación de la respuesta inflamatoria inadecuada a nivel intestinal.

Cada vez se está estudiando más sobre la microbiota y van apareciendo más mecanismos e interacciones sobre el resto del organismo.


¿Qué causas resultan perjudiciales para la microbiota intestinal?

Cuando llevamos a cabo un tratamiento antibiótico, por ejemplo, estas colonias se ven resentidas por el propio efecto de esta medicación. Además, el estrés mantenido o una nutrición inadecuada, entre otras causas, pueden ocasionar una alteración de nuestra microbiota, modificando su composición y número de colonias.

En la actualidad, cada vez se le da más importancia a la microbiota, hasta el punto de que ya se considera como un órgano. Se ha visto que interacciona con todos los órganos de nuestro cuerpo, cerebro incluido, como un elemento más de nuestro cuerpo.


¿Cómo podemos favorecer el buen estado de la microbiota mediante la alimentación?

Estas bacterias beneficiosas se alimentan fundamentalmente de prebióticos. Los prebióticos son los alimentos que contienen fibra vegetal. Concretamente, se define el prebiótico como aquel componente no digerible de los alimentos que resulta beneficioso para el huésped, porque produce una estimulación selectiva del crecimiento y/o actividad de una o varias bacterias en el colon.

Para un adulto se recomienda tomar diariamente unos 30 g de fibra vegetal. Esto, traducido a la práctica, implica consumir a diario legumbres, ensaladas, hortalizas y cereales integrales, además de fruta, tanto en el almuerzo como en la cena. Con un plato de origen vegetal al día y un par de piezas de fruta NO ES SUFICIENTE.

Además, los alimentos probióticos (organismos vivos que, en cantidades adecuadas son beneficiosos para el huésped) son los otros aliados de la microbiota. Todos los alimentos fermentados son probióticos: yogur, kéfir, col fermentada (chucrut), kimchi…

En el próximo post mostraremos cuáles son los alimentos más ricos en fibra vegetal. De esta manera, iremos aprendiendo de qué forma podemos mejorar nuestra alimentación para sentirnos mejor. Si quieres un plan personalizado y adaptado a tus circunstancias, no dudes en ponerte en contacto con la consulta de la Dra. Luzón pinchando aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Ir arriba