La fibra, una gran aliada en la inmunoterapia contra el cáncer

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento en el que se usan sustancias con el fin de estimular o inhibir el sistema inmunitario y de esta manera ayudar al cuerpo a combatir el cáncer. Según publican recientes estudios, la relación entre la microbiota intestinal y la respuesta de los pacientes con cáncer a los tratamientos de inmunoterapia parece ser estrecha, afirmando que una alimentación rica en fibra puede multiplicar hasta por cinco la posibilidad de respuesta al tratamiento.

Así lo confirma un estudio dirigido por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NIC), así como de otros Institutos Nacionales de Salud (NIH) estadounidenses y del Centro del Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas y publicado en Science, llevado a cabo en enfermos con melanoma tratados con fármacos inhibidores de puntos de control inmunológico (checkpoint).

El punto de partida para abordar este estudio tuvo lugar al comprobarse que los pacientes que no respondían al tratamiento con un inhibidor de puntos de control inmunológico, sí lo hacían tras recibir un trasplante fecal de un paciente que había respondido al fármaco. Los científicos vieron que este trasplante de microbiota había introducido bacterias intestinales que facilitaban a las células inmunes la eliminación de las tumorales, y por este motivo, decidieron abordar el estudio buscando modificar la microbiota de los pacientes a través de un mayor consumo de fibra. Efectivamente, los investigadores han comprobado que los pacientes cuya dieta es rica en fibra, a base de frutas, verduras y legumbres, responden mejor a la inmunoterapia, lo que indica que las bacterias intestinales beneficiosas facilitan a las células inmunes la eliminación de las células tumorales. Los pacientes que consumieron al menos 20 g diarios de fibra vivieron más tiempo sin que su cáncer progresara que aquellos que no lo hacían. Uno de los posibles mecanismos por el que la fibra tiene este efecto beneficioso sería que genera un aumento en el intestino de las bacterias Ruminococcaceae, que producen altos niveles de ácidos grasos de cadena corta, como el propionato, con posible acción antitumoral. Este efecto, sin embargo, no se ha podido demostrar con el consumo de probióticos, ya que los resultados sobre los mismos no son concluyentes.

Si quieres llevar una dieta más equilibrada para mejorar tu calidad de vida, ponte en contacto con la consulta de la Dra. Luzón pinchando aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1  +  4  =  

 

Ir arriba